Periodismo

El piloto de un vuelo que se dirigía a China se vio obligado el pasado 16 de agosto de 2017 a solicitar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Sheremétievo de Moscú por la presencia de un hombre borracho como una cuba.

El avión cubría la ruta Fráncfort del Meno-Pekín, según recoge RT.--Un avión aterriza de emergencia por culpa de un pasajero ebrio que se autolesiona en pleno vuelo --.

El responsable del incidente fue un ciudadano chino que, como consecuencia de la intoxicación etílica, había comenzado a golpearse y herirse a sí mismo con fragmentos de objetos que él mismo había roto antes.

Tras aterrizar en la capital rusa a la aeronave subieron policías y médicos, que prestaron asistencia al pasajero.