Periodismo
Belén Esteban (TELECINCO). TC
Belén no tuvo inconveniente en desmenuzar a cambio del caché que le asignó Paolo Vasile los detalles de una llamada hecha por una mujer enferma, en secreto

La orden de Paolo Vasile, el capo italiano de Mediaset, es que sus frikies tienen que hacer todo lo que sea para subir la audiencia y la tropa que tiene contratada en Telecinco rara vez le falla.

Cuando no son las aficiones al empotre sexual de Alba Carrillo, son las perversiones eróticas de Matamoros y si falla eso, ya están Belén Esteban con su boquita o Jorge Javier Vázquez para bajar el listón.

Y la fórmula les funciona a la mil maravillas, como prueba el que un mes tras otro se impongan con holgura en share a Antena 3 y a toda cadena viviente.

LOS CAMPANAZOS DE CAMPANARIO

María Jesús Campanario padece una enfermedad que le ha llevado a ser tratada en un hospital psiquiátrico y a medicarse, tal y como ella misma y su entorno han reconocido.

Aún no se ha curado y durante su convalecencia, a pesar de haber estado controlada, la mujer del torero Jesulín de Ubrique hizo cosas, como llamadas telefónicas, que probablemente fueron consecuencia de su estado, una de ellas, ponerse en contacto telefónico con su eterna rival, Belén Esteban, según contó propia contertulia en Telecinco, vía exclusiva pagada.

Belén no tuvo inconveniente en desmenuzar a cambio del caché que le asignó Paolo Vasile los detalles de una llamada hecha por una mujer enferma, en secreto, y con la excusa de que más tarde ella misma se puso en contacto con Jesulín para contarle lo ocurrido, y el diestro le colgó el teléfono.

"No tengo ninguna mala conciencia", dijo, para resumir así su decisión:

"Yo de mi vida y de lo que yo hago cuento lo que me da gana".

"Con el dinero que gano hago lo que me sale del coño".

Tanto Belén Esteban como los distintos programa de Mediaset estuvieron en los días previos al 'belenazo' cebando el programa con falsos rumores como un posible embarazo de Belén Esteban que por supuesto no es cierto.

Belén Esteban relató este sábado lo sucedido el pasado 9 de agosto, cuando, según ella, recibió por sorpresa una llamada de la propia María José.

La cajas de zapatos con fotografías recortadas de Belén y una supuesta obsesión de Campanario eran tan solo dos de las cuestiones arededor de este nuevo Belenazo por el que, expertos consultados, la princesa de Paracuellos ha cobrado una cantidad no inferior a los 35.000 euros.

Aquel 9 de agosto, sobre las 15.30 horas, Belén estaba en una comida junto a su Miguel y sus suegros, cuando sonó su teléfono:

"Recibí una llamada de Campanario cuando ella estaba ingresada en El Seranil. Estaba muy agitada, hablaba muy rápido. Me agradeció que hubiera deseado públicamente su pronta recuperación y también me dijo que le parecía muy buena madre y que tenía una muy buena hija".

"Me dijo que me quería ver en mi casa y que no quería que se enterara ni su familia ni nadie. Me llamó reina tres veces. 'Eres una reina', me decía".

"Me habré matado con ella años atrás, pero noté que quería tener una amistad conmigo. Además, me dijo que estaba intentando convencer a Jesulín para que pagara los estudios de Andrea y yo le dije que no se preocupara porque todo estaba pagado".

Belén explicó la ternura se apoderó de ella después de la citada llamada con Campanario.

"Cuando colgué el teléfono me dio muchísima pena. Creo que tiene familia y amigos y que me llamara a mí no lo entendí".

Una segunda llamada tuvo lugar, aunque esta vez de Belén hacia el padre de su hija Andreíta.

"Llamé a Jesulín para contarle la llamada de María José. Le relaté todo, no dijo nada y me colgó el teléfono. Ahora cuento esto porque no me gustó la reacción de él".

La reacción fue que según ella el torero le colgó el teléfono, lo cual, en versión de la protagonista de este belenazo, es excusa para convertir la conversación que se supone privada con María José en un akelarre posiblemente muy tentable para la propia Belén y para la audiencia del programa.

Pero Belén tiene una razón aparte del dinero para hacer una cosa así: "Porque me sale del coño".

El felpudo de Inma Cuesta y su guiño a Belén Esteban