Periodismo

El funcionamiento es tan sencillo como absurdo. Se aplica la sal contra las manos, las brazos o las piernas y a continuación se aprieta un cubito de hielo (La Guardia Civil alerta sobre 'la siembra', el método de robo que asola los cajeros españoles).

Los resultado es una aguda sensación de dolor -gana el reto el que más tiempo lo soporte- y una quemadura, de la que luego se presume en Facebook o en YouTube, según recoge El HuffPost:

Nueva chorrada viral: Echarse sal y hielo en la piel para exhibir las quemaduras. A pesar de ser algo muy tonto, hay gente que lo hace,

Esto ha escrito la Guardia Civil.