Periodismo
Su mujer y su pequeño le estaban esperando a pie de pista

Borja Aybar García, de 34 años, casado y con un hijo de pocas semanas, pertenecía a la 61 Promoción del Ejército del Aire. Esta mañana del 12 de octubre de 2017 había participado con su avión, junto a otros tres Eurofighter del Ala 14 procedentes de la Base Aérea de Albacete, -en la zona del parque de La Pulgosa-, en el desfile de las Fuerzas Armadas. (Muere el piloto del avión del Ejército que se estrelló en Albacete tras participar en el desfile).

El piloto, nacido en Puertollano, en la provincia de Ciudad Real, encontraba la muerte en las maniobras de aproximación a su base en Los Llanos, a las 12.09 horas y, según algunas fuentes, no saltó a tiempo de la cabina, por no estrellarse en un parque lleno de niños o evitar impactar contra unas viviendas residenciales. Su mujer y su hijo le estaban esperando a pie de pista.

Nada más conocerse la noticia, salían los radicales independentistas de sus escondrijos a celebrar la noticia en Twitter, en un ejercicio deleznable que les retrata una vez más. Uno de ellos ha llegado a escribir: "Un catalán ha escupido al cielo, y ha derribado un avión".

Entre ellos, se encontraba Domingo Mir Fornós, coordinador del grupo municipal de ERC en el ayuntamiento de Hospitalet, que se pregutaba: "¿para cuando los controles de alcoholemia en el aire?", adjuntando al comentario la noticia del accidente aéreo que luego ha borrado, ante la lluvia de palos que ha recibido.

Ante la airada reacción de los tuiteros, y después de que el historiador Josep Ramón Bosch le hiciera saber que ha presentado denuncia contra él por un delito de odio, el político de ERC ha querido explicar que él sólo quería "denunciar" y "pedir que lo que vemos normal en el tráfico sea extremado aún más en el aire" y ha reconocido que "si el tuit es desafortunado, pido disculpas a quien haya ofendido".