Periodismo
Téllez a la salida de los juzgados tras declarar por desobediencia al abrir el Ayuntamiento de Badalona el 12-O TW
"Ha sido una experiencia muy linda y creo que los dos hemos terminado ganando alguna cosa. Qué duro es intentar sobrevivir en este país, qué duro"

Va de buen samaritano y vende la moto como nadie, pero tiene unos antecedentes de mucho cuidado que descubren el verdadero rostro que se esconde tras su bonachona imagen. Se llama José Téllez, es tercer teniente de alcalde de Badalona, independentista a rabiar en sus ratos libres y ahora ángel de la guarda de las gentes de mal vivir que se dedican a robar en el metro. (José Téllez, concejal de CUP, que fantasea con pegarle un tiro en la cabeza al popular Albiol).

El antaño concejal de la CUP, el mismo que soñaba en 2015 con pegarle un tiro al 'popular' Albiol en plena cabeza, quiere hacernos ver que la ha sentado, quizá porque hace escasas fechas se fue por la pata abajo mientras declaraba ante la Fiscalía por los delitos de desobediencia y obstrucción a la Justicia, porque el 25 de septiembre, durante una de las encarteladas de la campaña del referéndum del 1 de octubre, medió entre la Guardia Urbana y Òmnium Cultural para recuperar los carteles que la policía había requisado. Luego lo bordó rompiendo la sentencia.

Sea como fuere, el caso es que el mentado, ahora de Guanyem Badalona en Comú, ha vivdo una 'linda' experiencia existencial, que el mismo ha narrado en su cuenta de Twitter:

"Me han intentado robar en el #metroBCN y he terminado desayunando con mi 'carterista'. Ha sido una experiencia muy linda y creo que los dos hemos terminado ganando alguna cosa. Qué duro es intentar sobrevivir en este país, qué duro".

Téllez ha explicado este lunes 12 de febrero de 2018 que estaba esperando el metro y cargando su móvil en uno de los dispositivos de carga instalados en el andén, cuando una persona sentada a su lado le avisó de que alguien le había sustraído el móvil sin que él se diera cuenta.

"Estaba cansado y me estaba durmiendo. Alguien me despertó y yo salí corriendo detrás de la persona que había cogido mi móvil. Logré interceptarla y le expliqué que el móvil era muy importante para mí, por los contactos y la información, y que seguramente le podría dar más dinero yo de lo que vale el móvil".

El concejal ha destacado que, tras conversar un par de minutos con esta persona,

"se mostró muy avergonzada y me explicó que estaba desesperado, que no encontraba trabajo y que tenía a su mujer embarazada".

Así que, según su cursi historia, recuperó el teléfono, caminaron juntos hasta un cajero, donde el concejal le entregó cuarenta euros, y luego le invitó a desayunar en una panadería de la zona, pues el hombre le aseguró que tenía mucha hambre.

Vea al chulesco teniente de alcalde de Badalona rompiendo la sentencia judicial