Periodismo
Rosa Díez RS

Que la memoria de este país es frágil es de todos conocido, y a veces solo se emplea de manera selectiva cuando conviene a los intereses de cada uno. A la nueva ministra de Administraciones Territoriales, Meritxell Batet, se la ha refrescado durante estas últimas horas y por si las moscas la exlíder de UPyD, Rosa Díez. (¡Pillada! El choteo de Soraya mientars Batet habla sobre la nueva política en Cataluña).

A la ministra, que aboga por una "nueva política" y por el diálogo en Cataluña, la ha puesto así en su sitio.

El tema se remonta a febrero de 2013, cuando Díaz, entonces diputada, presentó una moción -derivada del Debate sobre el Estado de la Nación- en favor de la unidad de España y contra el "derecho a decidir", una iniciativa que defendían los diputados de Convergencia e Iniciativa per Catalunya.

El PSOE, cuyo líder era Alfredo Pérez Rubalcaba, ordenó a sus diputados votar no a la moción de los nacionalistas catalanes, pero el PSC rompió la disciplina de voto. Y sus diputados, entre ellos Meritxell Batet, votaron a favor de un referéndum legal sobre la independencia. Junto a ella, hicieron lo propio Francesc Vallés, Teresa Cunillera, Joan Rangel, Albert Solé, Juan Carlos Corcuera, Esperança Esteve, Isabel López Chamosa, Germán Rodríguez, Joan Ruiz, Román Ruiz y Alex Saez.

La ignominia del PSOE: Batet y Sánchez se ponen de perfil con la candidatura del etarra Otegi

La polémica alcanzó tal proporción que el diputado del PSC José Zaragoza -que conserva su escaño en el Congreso- se vio obligado a dimitir como secretario general del Grupo Parlamentario del PSOE. Y Rubalcaba impuso una multa a Batet y al resto de los rebeldes.

Toda una declaración de intenciones que preocupa a propios y extraños.