Periodismo

Eran otros tiempos, otros ámbitos. Poco o nada se imaginaban entonces que las cosas, ellos incluidos, iban a degenerar tanto y que acabarían como adalides de una nueva moral, con razón o no según el subjetivo u objetivo ángulo desde donde se mire en este país de doble rasero y cambiante rumbo.

Era el primer programa para 'La Tuerka' de la ahora concejala del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, portavoz o portavoza de Manuela Carmena, quien por entonces ya había  perpetrado, -exactamente a las 13:00 horas del 10 de marzo de 2011-, el asalto a la capilla de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid. (Así asaltó la portavoz de Carmena la capilla de la Complutense: tetas en bandolera y gritando ¡menos rosarios y más bolas chinas!).

Lo hizo al grito de "menos rosarios y más bolas chinas", y en su debut como reportera en ese espacio que en ese momento se emitía a través del cutre canal Tele K, sufrió en sus carnes una especie de piropo subido de tono por parte de Pablo Iglesias. Pareció no importarle, ya que dio incluso pie para ello.

Fue el propio líder de Podemos quien la presentó:

"Van a conocer a nuestra nueva reportera. La recogimos de Cuatro donde participaba en concursos en los que no ganaba nada. Tampoco va a ganar nada aquí, pero los espectadores van a ganar mucho."

En su primera intervención, la mentada pregunta a los alumnos de la Facultad de Ciencias Política de la Universidad Complutense qué opinan de los debates televisivos. Algunos de los entrevistados se dedican incluso a llamar "fascistas" a los miembros de Intereconomía.

Pero el momento que ahora viene al pelo, llega cuando Rita Maestre pregunta a una joven qué le parecen las "miradas lujuriosas" de Pablo Iglesias. El aludido, ni corto ni perezoso, termina el reportaje con un

"para miradas lujuriosas, Rita, las que tú despiertas allá donde vas".

Este miércoles 11 de julio de 2018, el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú-En Marea en el Congreso de los Diputados ha registrado una proposición de ley integral de la libertad sexual y para la erradicación de las violencias sexuales en la que plantea una reforma del Código Penal, para multar a aquellas personas que profieran piropos a otras en la calle.

La formación de Pablo Iglesias pretende introducir un nuevo artículo en la legislación penal española, que sería el número 172 quarter con el siguiente redactado:

"Será castigado con pena de multa de 3 a 9 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 50 días el que se dirija a una persona en la vía pública con proposiciones, comportamientos o presiones de carácter sexual o sexista que, sin llegar a constituir trato degradante ni atentado contra la libertad sexual, creen para la víctima una situación intimidatoria".