Periodismo
Encuesta¿Quién ganará las primarias del PSOE?

Varias cuestiones en las columnas de opinión y editoriales de la prensa de papel este 19 de mayo de 2017. Desde la recta final de las primarias socialistas a la resaca de la imputación-desimputación de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o las barrabasadas que está perpetrando la alcaldesa de Barcelona, la podemita Ada Colau.

Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, le suelta un buen mamporro al Trotsquito de Pablenin por pedir más fondos para la Guardia Civil, concretamente para la UCO:

En uno de los casos más desvergonzados de trapacería intelectual en la historia de Podemos, que ya es decir, Errejón pidió respetar el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Santiago González pone el foco en las primarias del PSOE y para él los tres candidatos son malos de solemnidad:

Ninguno de los tres puede salvar al PSOE del naufragio. Lo único que Pedro garantiza es la mayor velocidad del hundimiento.

En La Razón, palo para Pedro Sánchez por proponer el caos como aspecto esencial de su programa para las primarias del 21 de mayo de 2017:

Que toda su aportación se mueva en esa perturbación continua del cuanto peor, mejor, de la sobreactuación y el tremendismo, deja en evidencia sus dificultades y sus carencias.

Ignacio Camacho, en ABC, no descarta que a Cristina Cifuentes la hayan tratado de liquidar políticamente los de su propio partido:

El fuego amigo, como las meigas, haberlo haylo; otra cosa es que su víctima esté en condiciones de identificar los disparos.

Luis Ventoso le mete un buen repaso a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ahora la ha emprendido contra las banderas españolas:

Ada está que se sale. Ya ha conseguido completar el programa del buen alcalde de progreso: le ha cambiado el nombre a las calles, ha paralizado las obras públicas de mejora de la ciudad y ha puñeteado a los empresarios con pellizcos mezquinos.

Carlos Rodríguez Braún destapa una paradoja. Los de Podemos no quieren en sus filas a personas vinculadas a empresas estratégicas, principalmente aquellas manejadas por los políticos, pero por ejemplo el sector textil, que nada tiene de influencia política, podría dar a las filas podemitas un nombre cuando menos curioso:

Al no ser el textil un sector habitualmente catalogado como estratégico, Amancio Ortega podría presentarse en las listas de Podemos.