Periodismo
Hermann Tertsch y Andrea Levy. PD

Entre el pacto PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha y el tema catalán, con la 'iluminada' aportación de Andrea Levy, se mueven este 11 de agosto de 2017 las tribunas de opinión de la prensa de papel.

El editorial de El Mundo asegura que el acuerdo PSOE-Podemos para la gobenabilidad de Castilla-La Mancha es un paso más para que Sánchez intente la moción de censura contra Mariano Rajoy:

Este nuevo paso es la constatación de que la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general va a significar la implementación de una estrategia cuya finalidad no es la estabilidad política y el bienestar de los ciudadanos, sino la obsesión de Sánchez de derrocar por cualquier método el Gobierno de Rajoy.

ABC va en la misma línea y recuerda que el PSOE se ha echado en manos de quienes pretenden romper España:

El mensaje del PSOE es nacional, porque en plena crisis constitucional con el separatismo catalán, los socialistas optan por una formación que defiende el derecho a la autodeterminación, la derogación del pacto constituyente y la estrategia revanchista contra la derecha. Por no hablar de que hace no tanto pedían la salida del euro y de la OTAN.

En La Razón, Antonio Martín-Beaumont asegura que el representante de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, se ha convertido en una cobaya política:

Puede que, a esta hora del viernes, José García Molina, sea ya consciente de que se ha convertido en una ‘cobaya' política. Su entrada en el gobierno de Emiliano García-Page va a tener recorrido más allá de la administración autonómica, para convertirse en un laboratorio donde ensayar las afinidades posibles y futuras entre PSOE y Podemos

Hermann Tertsch le mete un buen palo a Andrea Levy por decir que dentro de España hay naciones sin estado:

La respuesta es una baba retórica, mezcla de pensamiento débil y miseria moral de Pedro Sánchez o la chiripitifláutica «pensadora» del PP. Pero además de necedad e impotencia hay bajeza: porque esta orgía de la prostitución semántica, este alarde de contorsionismo verbal, pretende vaciar de significado todos los conceptos para que los españoles acaben por no entender que se les está robando la patria.

Ignacio Ruiz-Quintano también le suelta un par de palos a Andrea Levy:

Una nación es una tribu (o varias) con conciencia de su unidad política, pero esto no lo sabe Levy, que hace suyo (y de la derecha) el consenso implícito en el ucase de Neymar (que suena a Weimar) según el cual el Barça del suizo Gamper es una nación que representa a Cataluña. España fue una nación que al dejar de reconocerse en su unidad política vuelve a ser tribu: 17, para ser exactos, 5 más que la Israel bíblica.

José María Carrascal pone en solfa las palabras de Rajoy y cree perfectamente que el 1 de octubre de 2017 se puede producir el referéndum secesionista en Cataluña y para ello pone un ejemplo, la entrada de Podemos en Castilla-La Mancha cuando el PSOE se había negado a ello por activa y por pasiva:

Ahí tienen a un socialista «moderado» formando gobierno en Castilla-La Mancha con Podemos para impedir que gobierne el PP, ganador de las elecciones. Objetivo: Madrid, donde contarán con los nacionalistas. La próxima moción de censura y la plurinacionalidad de España se ponen en marcha.

El editorial de El País asegura que la CUP ya ha tomado por completo el control del llamado ‘proces'.

Desde el momento en que Junts pel Sí decidió forzar los cauces legales para legitimar la deriva del procés en la clamorosa llamada de la calle a romper con España, ya empezó a perder las riendas del desafío soberanista que hasta entonces pretendía gobernar con pulso firme. "La calle", vinieron a decirles los anticapitalistas ayer, "es también nuestra. Y vamos a barrerla".