Periodismo

Si a los periodistas se les suele recordar aquello de que 'la realidad no te estropee un buen titular', a los dirigentes de Podemos se les podría aplicar un recordatorio similar: que los principios no te quiten un puñado de votos.

El alcalde podemita de Cádiz, José María González 'Kichi', autodefinido como "anticapitalista y pacifista" ante Jordi Évole en Salvados, defiende unos principios que no le impiden oponerse al viaje que el rey Felipe VI para ayudar a la firma del contrato entre Navantia y Arabia Saudí, que él apoya "por el bien de Cádiz". Es decir, porque le da votos.

La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, culpa de los atentados de Barcelona y Cambrils al Rey Felipe VI por "vender armas" a Arabia Saudí, mientras su novio, el Kichi, pide que España venda más armas a Arabia Saudí. Todo un gran ejercicio de coherencia.

Teresa Rodríguez ha asumido el discurso de la CUP al publicar esta tarde en Twitter el siguiente mensaje: "Estar por la paz significa no vender armas a quien promueve la guerra. Es de sentido común".

Y como no somos sectarios, recomendamos este artículo del inquisidor Antonio Maestre, en La Marea, criticando las contradicciones de Podemos:

Los partidos de izquierdas en Andalucía se han encontrado con la cruda realidad de gobernar y verse ante la dificultad de elegir entre prioridades y lo que ocurre cuando el discurso global se enfrenta a la realidad local. Tanto IU como Podemos han apoyado la propuesta del PSOE de acelerar y apoyar la venta de corbetas de guerra a Arabia Saudí. José María González "Kichi", alcalde de Cádiz, se ha mostrado a favor de la venta del material de guerra a la dictadura saudí por parte del Estado español que será construido en las factorías de Navantia situadas en la Bahía de Cádiz y Ferrol.

La moción aprobada en la diputación de Cádiz el pasado día 17 de febrero a propuesta del Partido Socialista decía lo siguiente: "No cabe duda, que para Navantia, y por ende para la Bahía de Cádiz, la firma del contrato con la Armada de Arabia Saudí supondría el salvavidas que garantizaría la viabilidad de sus astilleros, de su industria auxiliar y despejaría el futuro a corto y medio plazo, ya que, además de generar una ocupación, permitiría una continuidad en el trabajo para la mayor parte de su plantilla".

La moción aprobada con los votos a favor de PP, PSOE, PP, Partido Andalucista, IU y Por Cádiz Sí Se Puede (representado por José María González ‘Kichi'), contó con la abstención de Ganemos Jerez. El acuerdo no incluyó una petición de Por Cádiz Sí Se Puede que pedía una manifestación explícita en defensa de los Derechos Humanos y contra el terrorismo.