Periodismo
Conde de Godó y Gregorio Morán.

Gregorio Morán explica en una entrevista en El Mundo su despido por burofax tras treinta años de escribir su columna 'Sabatinas Intempestivas' en La Vanguardia. Apunta que el detonante fue haber llamado «delincuente legal» al consejero del Interior de Cataluña Joaquim Forn. Estas son las frases más destacadas del autor de El cura y los mandarines.

  • No olvides un pequeño detalle: yo no he visto al Conde de Godó en mi vida y me he mantenido en el periódico casi 30 años.
  • Aquí hay una serie de ciudadanos que estamos bajo sospecha, y algunos incluso marginados, porque no somos asesores, como casi todos los columnistas, ni del PSC, ni de Convergència, ni del Gobierno de la Generalitat.
  • Todos están al servicio de la Generalitat, que es quien les paga. En el secesionismo, el que no es militante activo, es compañero de viaje.
  • Este es un viaje a ninguna parte, que ellos llaman Ítaca, en el cual se han embarcado inicial o fundamentalmente para cubrir de un manto de amnistía a todos los procesados antiguos.
  • El 3% yo creo que les carcome, y los tribunales están siendo limitados, pero en la medida de lo posible implacables con este tipo de corrupción.
  • Los dos periódicos más vendidos en Cataluña, La Vanguardia y El Periódico, sacan unas ediciones en catalán, cuya única finalidad, evidentemente, es recoger las subvenciones de la Generalitat, porque esos periódicos, en general, se regalan.
  • El hecho de que La Vanguardia pasara de escribir Cataluña con ñ a hacerlo con ny es una metáfora de esa situación de yo soy buen chico y estoy dispuesto a pasar por todas las horcas caudinas con tal de que me resarzáis de una situación económica difícil.
  • La teoría de Rajoy de dejar que los papeles se vayan acumulando y que el tiempo resuelva lo que sus limitaciones y su falta de coraje no pueden resolver, lleva a situaciones como ésta.
  • Ni cuando levantaron el artículo, ni cuando estuve enfermo, ni ahora, Godó me llamó. Está desaparecido. Bastante tiene con cuidar su poltrona, porque es un tigre de papel corrupto, otro más de la pomada, pero ahí está.