Periodismo
Javier Marías y una manifestación feminista. EP.
Vamos a ver, las feministas han luchado durante décadas por vestir como les daba la gana. Y las sufragistas querían descubrir el tobillo. Y ahora resulta que, por otros motivos, no puede usted llevar minifalda

Tiene la ventaja Javier Marías de que puede decir lo que le viene en gana, y tiene también la ventaja de que al no usar las redes sociales no tiene que aguantar el linchamiento al que le someten los de siempre, que esta vez andan revolucionados por la opinión del escritor y articulista sobre las nuevas feministas--Las hordas feministas caen encima de Javier Marías por meterse con Gloria Fuertes --.

Marías reconoce en una entrevista concedida al diario El País con motivo de la promoción de su última novela, 'Berta Isla', que tiene un artículo pendiente "que además caería fatal", anticipa, "que lo tendría que titular algo así como 'El triunfo de las monjas'. Y explica:

Las monjas de toda la vida están triunfando ahora, bajo otro disfraz, pero con los mismos objetivos: que no haya besos, que no haya escotes, que no haya minifaldas. Te dicen que ahora es por buenas razones. Mire, no, bajo la apariencia de buenas causas se reprime como en tiempos de Franco. Pues si llamo monjas a las que propugnan todo esto...

La entrevistadora del diario de Prisa, Maite Rico, le pregunta si se refiere a las feministas, a lo que el hijo del filósofo Julián Marías responde:

Sí, las feministas y yo qué sé... El otro día leí: "Ya no habrá besos en las carreras ciclistas". Y la federación de golf en EE UU prohíbe las faldas cortas a las jugadoras... Me dejó atónito. Vamos a ver, las feministas han luchado durante décadas por vestir como les daba la gana. Y las sufragistas querían descubrir el tobillo. Y ahora resulta que, por otros motivos, no puede usted llevar minifalda. ¡Déjenme en paz!

Pues bien, parece que por estas afirmaciones -en otro momento de la charla comenta que "hay algo de pose" en el afán por resucitar la Guerra Civil por parte de nietos y bisnietos, al escritor le ha caído la del pulpo por parte de los de siempre:

Las 'hordas progres' que pululan por Twitter y el resto de las redes sociales ya pusieron en la diana a Marías porque en el pasado mes de junio se le ocurrió decir que  no consideraba que Gloria Fuertes fuera una grandísima poeta a la que hubiera que tomar en serio. Una afirmación que le costó la furibunda crítica de, entre otros, Pablo Iglesias y Gabriel Rufián, aunque el autor madrileño sigue gonzando de partidarios--Javier Marías pasa al ataque y despacha a Pablo Iglesias por haberle llamado "pollavieja"--: