Periodismo
Antonio Fernández Galiano y Federico Jiménez Losantos.

Tiene que haberle sentado como una patada en la entrepierna a Pedrojota Ramírez la foto de esos dos muchachos sonrientes sellando una alianza a sus espaldas.

Nos referimos a Antonio Fernández-Galiano, presidente ejecutivo de Unidad Editorial y Federico Jiménez Losantos, presidente de Libertad Digital, enemigo a muerte y amigo del alma, respectivamente, del director de El Español.

Pedrojota todavía tiene abierta la herida de su doloroso despido a manos de un Fernández-Galiano que supo maniobrar ante los italianos de la matriz RSC para aguantar en el machito endosando el fracaso de ventas del periódico a un Ramírez en aquellos días azote de Mariano Rajoy y en la mira de los ricachones del Ibex.

"Todo comenzó cuando Galiano aprendió a hablar italiano", suele lamentarse Pedrojota en privado, rezumando sed de venganza contra el presidente de Unidad Editorial, un superviviente nato capaz de resistir en su sillón a bombas atómicas.

Pero a Pedrojota no le queda más remedio que tragar como un faquir porque la única tertulia a la que puede asistir es la de los lunes por la mañana en esRadio, ya que en el resto de las televisiones y cadenas de radio le tienen vetado.

Así que ajo y agua: apretar los dientes y aguantar que tu amigo, al que iniciaste en el periodismo sacándolo de un instituto de enseñanza de Barcelona para meterlo en Diario16 como jefe de Opinión, se dé el pico con el ejecutivo que te despidió del periódico que fundaste hace ya tantos años ni me acuerdo. Cosas veredes, amigo Sancho.