Periodismo
Ignacio Camacho y Gerard Piqué. PD

'Llorar Piqué' es el nuevo apodo que le pone algún columnista al central del F.C. Barcelona que ha decidido apostarlo todo por el procès en unos días espectacularmente difíciles para el país que además coinciden, por aquello de rizar el rizo, con su concentración con la selección nacional española.

Ignacio Camacho, columnista de ABC, entra en el asunto con contundencia, dejándose de los cuidados con los que andan los periodistas deportivos, criticando con la boca pequeña a uno de los mejores jugadores del mundo, no sea que se enfade y se vaya a jugar con la selección catalana los amistosos que le dejen.

En el ABC de este 3 de octubre de 2017, Camacho publica su columna 'Metáfora de Piqué' en la que explica que "por algún sitio este país ha de empezar a respetarse a sí mismo, y el fútbol tiene una enorme fuerza social en el plano de los símbolos". Así arranca el periodista, para desarrollar la su tesis de que ya está bien de aguantar con La Roja a este tipo:

  • España tiene que rebelarse de una vez contra esa condición de cenicienta desdeñada que le ha adjudicado el separatismo; ese humillante papel de payaso de las bofetadas que ríe resignado con la rutina de los agravios al Rey y al himno.
  • Por eso Piqué cree que puede jugar con la camiseta española sin atisbo de incoherencias. Porque en su profundo narcisismo está acostumbrado, como todos los soberanistas, a la ley del embudo, a hacer siempre lo que mejor le convenga. Porque nadie le ha hecho ver nunca que hay en España otros sentimientos de identidad y de pertenencia, códigos intangibles que exigen un mínimo de respeto a las reglas. Porque el nacionalismo se ha habituado a pensar que lo suyo es sólo suyo y lo d los demás, de todos, y a sentirse acreedor eterno de una ficticia deuda.
  • Por eso el nacionalismo va ganando su batalla. Porque nunca encuentra quien le refute su sinrazón, le ponga pie en pared o le plante cara.