Periodismo
Gabriel Rufián EFE

Un flamante premio, ganado a pulso con sus payasadas. Se lo ha concedido durante estas últimas horas la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) a Gabriel Rufián. Es el llamado 'castigo para la Prensa', por el que cometía junto al plasta de Ramón espinar.

El portavoz adjunto de ERC, no asistió a la gala anual en la que hace balance de la labor de diputados y senadores.

No hizo acto de presencia para demostrar su solidaridad con el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. «No estamos para fiestas», justificaron fuentes del grupo republicano. Tampoco asistió ninguno de los nueve diputados de la formación, argumentando el mismo motivo. El PDECat, en cambio, sí asistió como cada año. En contraposición, el galardón «a la mejor relación con la Prensa» fue entregado a la portavoz socialista, Margarita Robles.

El premio más prestigioso de la noche, el Emilio Castelar al mejor orador de 2017 fue a parar al portavoz del PNV, Aitor Esteban, y fue entregado por el redactor de ABC, Víctor Ruiz de Almirón, mientras el galardón «azote de la oposición» recayó en el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la distinción «azote del Gobierno» acabó en manos de la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero.

Además, la APP también quiso destacar la labor del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, otorgándole el galardón al «diputado revelación» mientras su distinción hermana, «senador revelación», recayó en Óscar Guardingo de Unidos Podemos. El diputado del PNV, Mikel Legarda, recibió el premio al «parlamentario más activo» y el elegido como «eurodiputado del año» fue Esteban González Pons del PP. No obstante, la revelación de la noche volvió a ser la presidenta del Congreso, Ana Pastor, con un discurso humorístico y crítico como ya hizo el año pasado.

La Asociación de Periodistas Parlamentarios está integrada por los profesionales que cubren habitualmente la información política desde las Cortes otorgan a diputados y senadores. La ceremonia coincide cada año con el fin del periodo de sesiones en el Congreso y sirve como encuentro de Navidad entre políticos y periodistas.