Periodismo
Jordi Évole y Rodrigo Lanza.

Desde que el asesinato de Víctor Láinez a manos del radical okupa Rodrigo Lanza llegara a los medios, se conocen más y más cosas de la vida del ultra de izquierdas de origen chileno que ponen los pelos de punta--La autopsia revela que el 'okupa' Rodrigo Lanza pateó la cara de Víctor Laínez cuando estaba en el suelo, ya moribundo--.

Lanza, que como buen cobarde que es, pero bien asesorado, ha intentado deslizar la idea de que Láinez llevaba una navaja y que se defendió de una posible agresión, tiene un pasado de agresiones y mentiras que sus compinches intentaron limpiar en el vomitivo documental 'Ciutat Morta'--El audio más atroz que hunde a Julia Otero: así defendió y masajeó al hoy asesino Rodrigo Lanza--.

En ese documental, donde participó muy activamente la madre del asesino, se intenta desmontar la versión policial y se muestra a un Rodrigo Lanza lamentándose por qué en España no hay justicia: "Me vengaré de todo esto", apunta. Lo que no es ningún montaje es que desde que Lanza se cruzó en su vida un miembro de la guardia urbana permanece en una silla de ruedas desde entonces--'Pablenin', ¿te acuerdas cuando animabas a cazar fachas? Pues el asesino Rodrigo Lanza es tu alumno aventajado--.

'Ciutat Morta' contó con el aplauso de Gabriel Rufián y el aliento de Ada Colau. Pero ahora corre como la pólvora un artículo del periodista de 'Salvados' Jordi Évole deshaciéndose en elogios a esa oda a la manipulación, que contó con el guion de la madre de este asesino, que salió de la cárcel el 28 de diciembre de 2012 (toma inocentada a la sociedad pacífica) tras cinco años en prisión por dejar a un policía en estado vegetativo--.Varias personas recriminan al alcalde de Zaragoza que no aplauda tras el minuto de silencio en memoria de Víctor Láinez--.

En 'El Périódico', Évole titulaba el 26 de enero de 2016 'Ciutat Morta' (o como la mierda flota), un texto que empieza así--Ana, ¿estabas ahí? La directora de 'Público Today' evita comentar nada sobre el vil asesinato de Víctor Láinez --:

Ya no lo tienen tan fácil. A muchos que creían tenerlo todo muy bien atado, se les ha escapado el control de lo que no querían que se supiera. Siguen teniendo la sartén por el mango, pero el mango cada vez es más corto. Y no se enteran de que el mundo ya no es como ellos habían soñado, si es que esa gente alguna vez tuvo sueños.

Los esfuerzos políticos, mediáticos, policiales o judiciales para silenciar la historia de 'Ciutat morta' habrían triunfado en otra época. Pero ya no. Empujando desde abajo se puede lograr que una noticia silenciada por los de arriba llegue a ser portada

Este trabajo que tanto le gusta a Évole intenta convencernos que Lanza, a la postre asesino, era un angelito. Parece que la silla de ruedas del policía no es tan importante para que Évole escribiera esto--Herrera estalla por la muerte a golpes de Víctor Laínez: "El cretino de Cañamero no se pondrá una camiseta con su cara"--:

Los autores del documental están agotados pero satisfechos. Y no les debe faltar un puntito de rabia por todos aquellos, yo el primero, que hemos hablado tan tarde de los dramáticos, injustos y tristísimos hechos que narra.

Ojalá hubiesen querido participar todos los implicados: los exalcaldes o los jefes y compañeros del policía que resultó gravemente herido, para contar con todos los puntos de vista. Pero no contestaron a la invitación

¿Perdón? ¿Que a Évole lo que le molesta es que los compañeros del policía "que resultó gravemente herido" no participaron en el documental que dice que su agresor era inocente? En fin, será cosa de las piernas que tiene la mentira, que ya se sabe que son muy cortas.