Periodismo
Antonio Caño y Juan Luis Cebrián. EP

Actualización a las 16:15h: Roures no se conforma. El magnate quiere más. Al empresario catalán no le ha parecido suficiente la rectificación de El País y entiende que es escaso hueco que ha dedicado a asumir su error en la portada de este 28 de diciembre de 2017 es insuficiente.

Este es el comunicado que el grupo audiovisual ha hecho llegar a los medios con motivo de la rectificación de El País.

Mediapro exigirá judicialmente que el diario "El País" cumpla estrictamente lo ordenado por el Juzgado de Primera Instancia numero 28 de Barcelona, que le obliga "a publicar en el diario 'El País', sin comentarios ni apostillas, el texto rectificatorio (...) con relevancia semejante a la noticia que se publicó en el ejemplar de fecha 14 de diciembre de 2014, con el mismo tipo y medida de letra, en la portada e interior, sección Sociedad".

Para Mediapro, el texto supuestamente rectificatorio que que hoy publica "El País" no cumple con los requisitos que establece la sentencia del juez de mayo de 2017 ni lo que establecen la leyes al efecto, ya que el texto no tiene ni la relevancia ni la difusión que tuvo la noticia original, que fue publicada en una página entera, con una importante llamada en portada y en domingo.

El texto publicado hoy ni ocupa el mismo espacio ni se ha publicado en domingo.

Desde mayo de 2017, tanto "El País" como su director, Antonio Caño, han desoído la sentencia del juez negándose a rectificar como establece la ley sus informaciones falsas.

El pasado 11 de diciembre, el juez dio un nuevo plazo improrrogable de un mes para publicar la rectificación. Por tanto, "El País" tiene todavía hasta el 21 de enero para hacer una rectificación en condiciones. En caso de no hacerlo, Mediapro recurrirá nuevamente al amparo judrídico.

EL PAÍS RECTIFICA Y ASUME SU ERROR

Quienes hayan echado un vistazo a la portada de El País de este 28 de diciembre de 2017 se encontrarán, aunque algo escondida, en una esquina de la parte inferior, a la derecha, una noticia sorprendente.

La información no recoge ningún asunto de actualidad. Ni ninguna entrevista relevante o hecho noticioso.

Es la publicación de una sentencia. La sentencia que obliga a rectificar una información del diario de Prisa que aseguró, el domingo 14 de diciembre de 2014, que el magnate de Mediapro Jaume Roures poseía 250 millones de euros en 150 cuentas en paraísos fiscales. A pesar del día, no es una inocentada.

La inocentada, más bien, si se puede hablar de ello, la perpetraron hace tres años Juan Luis Cebrián, que finaliza este 2017, año en el que abandona la presidencia de Prisa, envainándosela frente a su archienemigo Roures, una figura que ha trufado de batallas y guerras la parte final de su mandato, Antonio Caño como director y su redactora 'estrella' Rosario G.Gómez, que firmaba la nota.

Roures siempre aseguró que esta afirmación era falsa y acudió a la Justicia. Prisa y Cebrián odiaban a Roures. Y Roures odiaba a Prisa y Cebrián--Juan Luis Cebrián: "La independencia editorial de los medios siempre está en riesgo"--.

La noticia de Rosario G. Gómez, que un juzgado acabó sentenciando como falsa, era una muesca más en la interminable guerra entre ambos imperios mediáticos. La Justicia le dio la razón al dueño de Mediapro.

Durante el proceso se vivieron situaciones hilarantes cuando el propio Caño, que ya en aquel momento ejercía como director del periódico y máximo responsable de la autora de la errónea información, cargó 'el muerto' sobre las espaldas de ella y quiso evitar que las llamas no le achicharrasen a él--Guerra Roures-El País: Antonio Caño pide ser excluido de la querella y le deja el marrón a una redactora--.

El Juzgado de Primera Instancia número 28 de Barcelona emitió un auto que exigía a Antonio Caño y a El País el cumplimiento de la sentencia, fechada en mayo de 2017, por la que el diario estaba obligado a rectificar esa información que acusaba a Roures de poseer nada más que 250 millones en diversos paraísos fiscales.

En un comunicado enviado a los medios, el grupo Mediapro se lamentaba que el rotativo había desoído la sentencia del juez y se negaba a rectificar esas informaciones.

Según su autora la información estaría basada en documentos que probarían sus acusaciones.

A pesar de ser emplazados públicamente a hacer públicos dichos documentos, "El País" no ha aportado ninguna prueba ni durante el proceso judicial por la rectificación ni en el proceso penal por la querella criminal por injurias, calumnias y falsedad documental presentada por MEDIAPRO contra "El País", Antonio Caño y Rosario G. Gómez.

El director de "El País", Antonio Caño, recurrió su imputación argumentando que la publicación de dichas informaciones era únicamente responsabilidad de la autora de las mismas.

MEDIAPRO exige una retractación pública y una indemnización por los daños y perjuicios provocados.

Roures exigía una compensación de 250.000 euros y tenía entre ceja y ceja meter incluso entre rejas a la autora de la información--El magnate de la comunicación Jaume Roures quiere meter entre rejas a una periodista de El País--.

Pues de momento de la indemnización no hay noticias,pero de la retractación pública sí, como puede verse en la primera plana de El País de este 28 de diciembre de 2017.

Vídeo relacionado: un accionista le canta las 40 a Cebrián en el día que salvó su continuidad como máximo dirigente de Prisa