Periodismo

Decir, durante la alfombra roja de los Goya, que a su modo de ver no le parecía que aquel sábado 3 de febrero de 2018 fuera un día para reivindicar y sí para hablar de cine y de sus problemas le ha valido a Arturo Valls el señalamiento público de muchos odiadores a tiempo completo y parcial en Twitter--Arturo Valls la lía en Los Goya al salirse del discurso oficial --.

El ajuste de cuentas y el linchamiento sin mayor razonamiento por parte de miles de 'profesionales' del insulto no es nuevo en las redes sociales--La resaca de los 'Goya 2018': ¿Por qué fue una gala tan mala?--.

Sin embargo, llama la atención como han cargado contra Valls algunos medios de comunicación de este país por salirse de la línea oficialista que parecía marcar el discurso feminista de esta edición y hacer un llamamiento a la reflexión--Ana Morgade se descojona del vestido de la 'influencer' Dulceida en los Goya 2018--.

El País no lo dudó y bajó el pulgar de esta manera a Valls: "El patinazo machista", fue el titular elegido por el diario de Prisa en su edición digital en la sección de S Moda.

La Vanguardia fue más allá y tiñó de amarillo lo sucedido para buscar un titular que colmara los deseos del progresismo a la vez que se busca enterrar de por vida al actor--Dani Rovira: "Decidí no presentar los Goya, los veré con pantuflas y pajarita"--.

'El comentario machista de Arturo Valls en los Goya que ha generado una indignación 'de cine'' aseguraba el diario barcelonés, aunque en su subtitulo se reconocía que lo que 'solo' había sucedido es que "el presentador se ha mostrado en desacuerdo con la reivindicación feminista que marcaba la gala".

A El Periódico de Cataluña tampoco le temblaron los dedos a la hora de teclear un titular donde tachaban las palabras de Valls de "machista", aunque nadie está en disposición de asegurar que Valls lo sea.

Con más suavidad, para lo que ellos son capaces de hacer, trataron desde 'Público Today' a Valls, al que le acusaron simplemente de "patinar".

Al hilo de las denuncias de la prensa de izquierdas, algún que otro político también se asomó para sumarse a esa oleada.

Vaya nivel, Urbán.