Periodismo
Anna Gabriel EFE
"Una progre cutre y catalana, con su indescriptible pollina, cortada con una tijera amellada para completar el aspecto guarro y desaliñado que exhibe como si fuera un trofeo"

La periodista se llama Diana Gámez, escribe en 'El Correo del Caroní', y da por seguro que la 'desaparecida en combate' Anna Gabriel está en Venezuela, tras haber anunciado lo propio el periodista Salvador Sostres en 'ABC', y dar largas al tema los de la CUP que según dicen no tienen ni pajolera idea de dónde está. ( El susto 'supremo' de Anna Gabriel al saber que acabará pronto entre rejas).

Mientras se prepara para responder ante la Justicia el 21 de febrero de 2018, ya le han dado así la bienvenida en el país del tirano Maduro, a través de uno de los medios más combativos contra la dictadura chavista, tildándola de entrada de cómplice con un régimen

"tiránico, que hostiga, persigue, encarcela, tortura y asesina a una población inerme y hambrienta".

Define la mentada a la 'cupista' como

"una progre cutre y catalana, con su indescriptible pollina, cortada con una tijera amellada para completar el aspecto guarro y desaliñado que exhibe como si fuera un trofeo .La he visto mil veces por la TV española, y estoy segura que sufre al menos dos formas de hidrofobia: su cuerpo rechaza el agua y siempre tiene mal de rabia".

"Viene del primer mundo a pasearse con guardaespaldas y carros blindados por las calles de esta chabola llamada Venezuela", señala. "Como privilegiada huésped será tratada con guantes de seda, y podrá disfrutar de alimentos de óptima calidad en compañía de sus camaradas locales. Ninguna de las porquerías del 'clapsismo' llegarán al plato de Gabriel".

"Se moverá entre uno y otro palacete. Estará más en Miraflores 'asesora que asesora' a los monarcas de aquí, a quienes admira, respeta y jamás criticará, como si lo hace junto a sus colegas de la CUP, con Felipe y Letizia. Es que a los camaradas les encantan las tiranías comunistas, les parecen perfectas, sin máculas ni defectos".

Y concluye:

"La progresía podemita y cupsera sólo ve lo maravilloso que es el mandón y su corte de aduladores, entre los que se incluye sin el menor pudor. Como en Cuba, aquí tampoco notan la miseria, el hambre y la muerte que acecha al 99% de los venezolanos (...).

Anna Gabriel tampoco se percatará que en el maravilloso paraíso que se ha formado en su retina hay libertad de expresión. Y, obnubilada, soñará que en esta ribera del Arauca vibrador todos somos tan felices como ella lo es, alojada en la cúpula de cristal junto a los verdugos y hambreadores del dignísimo pueblo venezolano".

El 'zasca' de Cristina Pardo que dejó a la catabatasuna Anna Gabriel roja perdida