Periodismo
La carta-estrategia de los etarras y los terroristas Portu y Sarasola. EFE y La Razón

Es el tema del día, aunque a muchos columnistas, cuando saltó la noticia, ya les había pillado con la columna más que cerrada y colocada en su hueco correspondiente. Aún así, este 14 de febrero de 2018 a varios editoriales y algún columnista-director les ha dado tiempo a hacer su reflexión sobre la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de obligar a España a indemnizar con 50.000 euros a los dos etarras que asesinaron a dos personas en la T-4 de Barajas el 30 de diciembre de 2006.

El editorial de El Mundo se muestra muy tibio con la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que obliga a indemnizar con 50.000 euros a los dos etarras que perpetraron el bombazo de la T-4 en Barajas y que se llevaron por delante la vida de dos personas:

La grandeza de la democracia reside en que afirmaciones como la de que la Justicia es igual para todos no son meras frases hechas. De ahí que, por doloroso que resulte, se deba acatar la indemnización de 50.000 euros que España ha de pagar a los dos etarras que perpetraron el atentado en la T4 de Barajas durante las Navidades de 2006. Aquel día dos personas fueron asesinadas. El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó ayer a nuestro país por considerar probado que los dos miembros de ETA recibieron malos tratos de los guardias civiles durante su traslado a la cárcel.

El director de ABC, Bieito Rubido, no pone paños calientes sobre la sentencia del TDH de Estrasburgo:

Si la Justicia consiste en dar a cada uno lo suyo, el par de etarras que segaron las vidas de dos inocentes anónimos que aquel día pasaban por la T4 de Barajas no merecen la compasión de unos jueces de extracción muy diversa, cuya trayectoria está sembrada de dudas. En particular el español López Guerra, a quien su adormecida conciencia ya le ha permitido perpetrar otras colaboraciones inquietantes. La sociedad española acatará la decisión del tribunal europeo, pero resonará implacable en nuestros oídos aquella frase de Quevedo: "Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez".

El editorial de ABC estalla contra la sentencia y contra el acrisolado jurista socialista Luis López Guerra por ponerse del lado de dos terroristas:

Resulta igualmente escandaloso que el acrisolado jurista del PSOE Luis López Guerra, magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, siempre esté presente en las últimas sentencias que dan cobertura a los intereses de ETA contra el Estado español. Amparó a Arnaldo Otegui cuando fue condenado por injuriar al Rey Juan Carlos. Fue activo protagonista de la derogación de la «doctrina Parot», precio que el Gobierno de Rodríguez Zapatero se comprometió a pagar a ETA. Y ha firmado la sentencia que condena a España por malos tratos a Portu y Sarasola, justo cuando la sociedad española y las víctima del terrorismo quieren evitar que ETA blanquee su historia de terror como un conflicto entre iguales. Digan lo que digan los jueces europeos, entre la versión de dos asesinos, por un lado, y dos sentencias del Supremo y la palabra de la Guardia Civil, no hay duda.

La Razón pone el foco sobre López Guerra y cómo éste podía haber olvidado su sectarismo y haber ilustrado a sus colegas juristas en Estrasburgo cuál era la estrategia de los etarras:

Los jueces europeos deberían, quizás, haber sido ilustrados por su colega español, López Guerra, sobre las estrategias procesales de la banda terrorista etarra, que ordena a todos sus detenidos la denuncia sistemática de torturas y malos tratos por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado y de la Ertzaintza y que, como en este caso, busca no tanto eludir la acción penal, como el desprestigio de la democracia española y de su sistema de Justicia ante el mundo.

El propio diario se hace eco de un documento demoledor sobre la estrategia a seguir por los etarras en el caso de ser detenidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado:

Lo relacionado con las torturas falsas sufridas por Igor (Sortu) en manos del enemigo está en buen camino... Esta es la estrategia que hay que seguir ante las caídas (detenciones) siempre. Visto el buen resultado que estamos obteniendo y el daño que le causamos al enemigo,(...) denunciar torturas y nunca ratificarse ante el juez. ¡La lucha es la única vía! ¡(...) y VIVA ETA siempre!