Periodismo
Antonio Maestre haciéndose un selfie con un pin de Karl Marx.

La publicación del manifiesto en el diario El País de este 6 de marzo de 2018 en el que varias mujeres relevantes creen que el 8 de marzo debe ser un día para celebrar que la mayoría de mujeres en España son libres para elegir su vida ha puesto más que nervioso a algunos--Hermann Tertsch apaliza al "miserable chequista" de Antonio Maestre por poner en la diana a una periodista--.

En dicho manifiesto, todas las firmantes dicen cosas tan inauditas como esta--LEA EL MANIFIESTO COMPLETO EN EL PAÍS--:

La situación de las mujeres en España, según todas las estadísticas de organismos internacionales, es de las mejores del mundo, sin que ello signifique que no pueda mejorar.

En la última década, sin embargo, coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley de Violencia de Género, se ha instalado en el discurso predominante en los medios y en la política una corriente de pensamiento que presenta a las mujeres como víctimas por definición de una sociedad machista.

El victimismo es un estado psicológico que conduce a la parálisis y nosotras no estamos dispuestas a perder la libertad, conquistada a lo largo de un siglo de lucha, por que nos quieran amilanadas

Pues bien, Antonio Maestre, ese periodista guardián de las esencias periodísticas y obreras, ha decido intentar desacreditar desde su perfil de Twitter a las firmantes--El periodista Antonio Maestre plagia las ideas de otros para seguir enarbolando la bandera de único y verdadero defensor de la clase obrera--.

Lo ha hecho desde su perfil, donde sabe que una horda de seguidores le sigue y le respalda, lo que le dota de gran comodidad para señalar a sus objetivos--Patetismo ilimitado: el periodista de cámara de Podemos Antonio Maestre 'bucea' entre los antepasados de Hermann Tertsch para desacreditarle y Pablo Iglesias lo jalea--.

En primer lugar decía que el manifiesto ya de por sí era una "joya porque estaba plagado de liberales y de Ciudadanos". "Lo peor del individualismo", sentenciaba el periodista, al que algunos en laSexta le consideran todo un gurú--Violentos separatistas catalanes le dan al tertuliano Antonio Maestre de su propia medicina revolucionaria --.

El palazo de una de las firmantes, Andrea Martos Esteban, le dejó de una pieza: "me bato el cobre todos los días para sacar fondos e investigar en enfermedades desatendidas. Si necesito lecciones de meritocacia ya te aviso".

Escocido, intentó recomponerse poniendo sus ojos sobre otra de las firmantes, esta vez Teresa Giménez, de Ciudadanos. Para el guardián de las esencias, colaborador de Twitter a tiempo completo y de La Marea a tiempo parcial, esta mujer tiene poca credibilidad por ser "de clase privilegiada", como los de su partido:

La respuesta a su clasismo no tardó en llegar, afortunadamente, porque entre las hazañas de Maestre está en decidir quién puede ser un buen obrero y quién no:

No hay noticias de que el pobre Antonio ya se haya repuesto.

El mayor ridículo de un tertuliano en la historia de la televisión