Periodismo

La multinacional kuwaití de telefonía móvil Zain Telecom ha dado el golpe con su anuncio de Ramadán. Se trata de un vídeo antiyihadista, que rechaza el terrorismo de los islamistas violentos y promueve la tolerancia. El corto, de tres minutos de duración, ha superado los dos millones de visitas desde que la empresa lo difundiera a través de las redes sociales el pasado viernes, la víspera del inicio del mes de ayuno de los musulmanes.

En las imágenes puede verse cómo un hombre fabrica un cinturón explosivo. La oscuridad que le rodea se contrapone a la luz bajo la que unos chavales dan patadas a un balón, un abuelo juega con su nieto o una pareja de novios se engalana para su boda.

Mientras, una voz infantil dice que se lo va a contar todo a Dios y acusa a los terroristas de haber llenado los cementerios de niños.

El potencial suicida sube a un autobús en el que se encuentra con víctimas de anteriores ataques terroristas que le plantan cara.

Poco a poco, entre imágenes de atentados en Bagdad, Kuwait, Yeddah o Ammán, fieles que salen de una mezquita se unen al grupo que va creciendo a medida que avanza por la calle. El Alá-u-akbar (Dios es el más grande) con el que desafían al terrorista adquiere un ritmo pop cuando el cantante emiratí Hussain al Jassmi se pone a la cabeza.

"Alaba a Dios con amor no con terror", entona Al Jassmi y corea la multitud.

"Haz frente a tu enemigo con paz, no con guerra", prosiguen hasta lograr que el aspirante a kamikaze caiga al suelo avergonzado.

Como explica Ángeles Espinosa en 'El País', este 30 de mayo de 2017, aunque la mayoría de los comentarios en las redes sociales de los países árabes son laudatorios, también hay críticas que ponen de relieve la brecha sectaria existente en la región.

"¿Se elimina el terrorismo con un fogonazo? ¿Dónde está Bachar [el Asad]? ¿Dónde está Irán? ¿Dónde está la multitud?", increpa un tuitero que se identifica como @shams90.

Esa acusación de equiparar el terrorismo con el yihadismo (suní) y no incluir los crímenes del régimen sirio y su aliado iraní (chiíes) se repite en otros comentarios, tal vez eco de la política oficial refrendada por el presidente de EEUU, Donald Trump, en su reciente visita a Arabia Saudí y que pone a Irán en el punto de mira.