Periodismo
Pablo Iglesias.

No es la gran exclusiva porque el dato era conocido. Sin embargo, lo novedoso es que haya sido un político, Nicolás Redondo Terreros, quien haya puesto voz a un dato esencial, que el número de Pablo Iglesias estaba en las agendas de los terroristas de ETA.

El 7 de abril de 2017, en la tertulia de 'Herrera en COPE', el veterano socialista pegaba un puñetazo sobre la mesa cuando se hablaba del paripé que 24 horas después, el 8 de abril de 2017, iba a tener en Bayona con ese falso desarme de ETA:

Perdonadme que os interrumpa pero ni no lo digo reviento: nadie en este país en política le está pidiendo a Pablo Iglesias que ha hablado del terrorismo de una forma muy suave, nadie le ha dicho a Pablo Iglesias, ni le ha pedido cuentas sobre su comportamiento en política cuando ETA actuaba. Y este chico no sólo no estuvo nunca con los que defendimos la libertad en el País Vasco, sino que algunos etarras tenían su teléfono.

Pero vamos, que no hacía falta que lo dijera Redondo. El propio Iglesias ha sido el primer propagandista de la banda terrorista ETA.

Basta con revolver la hemeroteca un poco para hallar muchas intervenciones (Frases para el marmol) dando su rendido apoyo a los asesinos etarras presos, dulces palabras hacia dirigentes proetarras y alabanzas a una organización criminal, que él califica de perspicaz, porque desde que en España se instauró la democracia, ha luchado contra la Constitución (Fernando Lázaro (El Mundo): "Pablo Iglesias colaboró con una asociación afín a los presos de ETA y suspendida por la Justicia").

Y ya no digamos si vamos a las redes sociales, por ejemplo en Twitter:

La libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas. Nadie debería ir a la cárcel por sus ideas.

Preguntado en televisión sobre si indultaría al dirigente abertzale, respondió con claridad que "no debería estar en la cárcel".

El líder de Podemos ha elevado a Otegi a la categoría de «preso político» en diversos momentos.

Siendo eurodiputado en 2014, Iglesias explicaba en un desayuno informativo que el terrorismo de ETA ha causado un "enorme dolor" en España, pero que tenía "explicaciones políticas".

En las redes sociales también ha hecho público desde hace años su apoyo a Otegi. Así ocurrió en 2011, después de que la Audiencia condenara a 10 años de cárcel e inhabilitación al líder abertzale junto a Rafael Diez Usabiagade por la reconstrucción de la estructura de Batasuna siguiendo instrucciones de ETA.

Entonces Iglesias escribió que "condenar a 10 años a dos de los artífices de la paz era un escándalo".

Pero 'Coleta Morada' -contacto de proetarras en Madrid en su día, según un informe de la Guardia Civil-  no solo le ha defendido, sino que ha llegado a inspirarse en él.

Durante las elecciones del 20 de diciembre de 2015, Iglesias utilizó repetidamente, tanto en los debates como por redes sociales, una frase calcada a la que Otegi había lanzado desde la cárcel con reiteración: "Sonreid porque vamos a ganar".