Periodismo
Carlos Herrera y Uxue Barkos. EP

Carlos Herrera le ha dado con la mano abierta este 6 de junio de 2017 a la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, y a toda la patulea política que sostiene a la de Geroa Bai al frente del Ejecutivo Foral.

En 'Herrera en COPE', el periodista almeriense se ha desatado contra la decisión del Parlamento navarro de sacar adelante una declaración institucional en el que muestran su rechazo a la visita de los Reyes de España este 6 de junio para conmemorar el 25 aniversario del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria.

Escuche el editorial de Carlos Herrera desde el minuto 7:55 al 10:12

Así comenzaba el editorial de las seis de la mañana de este 6 de junio de 2017:

Otra estupefaciente del día. Los Reyes de España van a acudir al 25 aniversario del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria que está situado en la localidad de San Adrián. Ayer, el Parlamento Foral, como una muestra de bienvenida, pidió un referéndum sobre monarquía o república. Fíjense ustedes el trabajo que tendrá el Parlamento Foral de Navarra de decidir y hacer cosas que tengan que ver con la vida de los navarros.

Añadía que:

La Junta de Portavoces aprobó con los votos de la indocumentada que gobierna, Geroa Bai, la señora Barkos, y toda la excrecencia que la acompaña, toda esa basura política que sostiene a su Gobierno; EH-Bildu, Podemos, las reminiscencias de la Izquierd Unida de allí y hacen una declaración institucional en el que exige la convocatoria de un referéndum vinculante y en el que además exigen que no vaya ninguna representación parlamentaria al acto de los Reyes esta mañana.

Subrayaba:

Vean como el nacionalismo identitario de cuatro cretinos también se pone en práctica aquí. Esta es una forma de decir que los Reyes no son bienvenidos a una parte esencial del territorio nacional. Y si no son bienvenidos los Reyes es una forma que tiene el nacionalismo identitario de decir que no son bienvenidos los españoles y que no son bienvenidos los navarros que no sean nacionalistas identitarios o que no pertenezcan a esa excrecencia, a esa diarrea política en la que se ha convertido la verbalidad de estas formaciones.

Concluía:

Ya lo sabemos. Para el Gobierno de Navarra, no somos bienvenidos.