Periodismo
Carlos Herrera (Cadena COPE). CP
Mucha gente votó, pero no dos millones. Quedan cinco millones de catalanes por votar
Encuesta¿Se atreverá el Gobierno de España a aplicar la ley con todas las consecuencias a Puigdemont y los golpistas catalanes?

No hubo referéndum el 1-O. El Estado lo ilegalizó, pero el nacionalismo logró otros objetivos (Un desafiante Puigdemont anuncia que declararán la independencia en los próximos días).

Sí hubo votaciones en dependencias públicas de la Generalitat y de los ayuntamientos, en abierta desobediencia a los tribunales de Justicia. Negar lo evidente no ayuda al Gobierno de Rajoy en estos momentos (Albert Rivera insta a Rajoy a aplicar ya el artículo 155 para evitar la declaración de independencia en Cataluña).

Ni jueces, ni fiscales estaban capacitados para afrontar la dimensión constitucional de este conflicto, que ha quedado sin resolver y que debió encauzarse con la aplicación del 155 al día siguiente de la aprobación de las leyes de referéndum y de transitoriedad.

Repárese en que el 1-O ha pasado sin que uno solo de sus responsables, incluidos los cómplices que dirigen los Mossos d’Esquadra, haya sido inhabilitado o encarcelado. Todos siguen a día de hoy en sus cargos y con sus funciones intactas. Inexplicable (Si el mando supremo de los Mossos no duerme esta noche en la cárcel el golpe habrá triunfado).

Y con ese telón de fondo, Carlos Herrera ha arrancado este 2 de octubre de 2017 su filípica cotidiana en la Cadena COPE:

"Señoras, señores, me alegro. ¡Buenos días!

  • ¿Qué tal están? En este lunes 2 de octubre de 2017. El día después. Y como seguramente pedirán un titular que resuma todo, eso es tan difícil... Yo les ofrezco varios. Crisis, tristeza, desolación, rabia, enfado, amargura... lo que quieran. Pero sepan ustedes que todo ello no ha hecho nada más que empezar.
  • Este 1 de octubre de 2017, ayer, muy localizada concreta en determinados lugares, no ha sido la pesadilla de una noche de otoño, quedan muchas. Y mucho más grave, en términos de desafío a la legalidad.
  • Varias consideraciones: si la política es una cuestión de imagen, ayer se evitó una imagen de la gente votando complacida entre cánticos en urnas de plástico, pero se regaló la foto más preciada para los golpistas, la foto de la contundencia policial, esa foto es literalmente desastrosa para el Gobierno de Rajoy y es una joya para el Gobierno de Puigdemont.
  • Ayer ocurrió lo previsto. ¿Qué es lo que estaba previsto? La desobediencia de los Mossos que linda con la traición, con un hombre responsable: Trapero. Que ya veremos qué será de su futuro. Un auténtico cachondeo general en cuanto a las normas del referéndum en el que 45 minutos antes se cambiaron las nomas, gente votando 4 veces, votando en mitad de la calle, urnas que llegaban con las papeleteas puestas, etc.
  • Una performance tumultuaria, utilizando a niños como escudos humanos .Con una muestra de fanatismo... y encima los resultados que eran inevitables que, si no se acomodaban, se iban a inventar. El referéndum era una excusa necesaria para la independencia, cosa que no tienen más remedio que hacer. Por otra parte, la retórica del victimismo que se ha alimentado con las cargas policiales que dejan tocada la imagen del Gobierno.
  • Cualquiera que tenga un mínimo de aprecio por el orden de las cosas no le gustan. Pero conviene recordar que se produjeron cuando los policías tenían que actuar por inactividad de los Mossos por el mandato de un juez además. Si se han excedido algunos ahí están los tribunales. Convendrían que conocieron las prácticas que realizan las demás policías como la norteamericana.
  • Ayer dijo el señor Rajoy que no hubo referéndum. Lo que hubo no se le puede llamar referéndum. Se le puede llamar simulacro. Pero sí hubo gente votando. Si quieren, lo que se manifiestan en la diada, que no son 2 millones, son muchos menos, y además, con una puesta en escena inflada con una perfecta mercadotecnia, que es lo que lleva al relato independentista, una propaganda épica llena de leyendas que ha movilizado a esa parte de la sociedad catalana.
  • Que ha conseguido la unidad, no se van a poner ni de acuerdo cuando se va aprobar la independencia, aunque apunten el 6 de octubre.
  • No hay un solo gramo de mención en la defensa de la Constitución y el ordenamiento jurídico. Ayer se vio. Nadie metió la pata más que alguna tentación que tuvo Miquel Iceta de censurar, pero esto es cosecha de los propios de casa, cuando censuró las imágenes de la carga policial.
  • Pero el PSOE va a buscar una oportunidad. Sánchez prometió mantener la unidad, si se produce el desafio final es la proclamación de la independencia habrá que aplicar lo que haya que aplicar.
  • Sánchez critica a Rajoy porque es algo oportunista. Pero eso sí, exige negociación. ¿Qué negociación se puede hacer con quien ha cometido tantos delitos como ha hecho el separatismo catalán?
  • ¿Qué cree que puede estar dispuesto a ofrecer la Generalitat? Lanzaron a la gente a la calle, como les he dicho, lo de ayer no era un referéndum, era una movilización. Buscaban el enfrentamiento de ciudadanos con la policía. Y lo consiguieron.
  • Ahora será necesario un cóctel de medidas. Tengan en cuenta que los datos de ayer están inflados. Mucha gente votó, pero no dos millones. Quedan cinco millones de catalanes por votar.
  • Que también sería el mismo techo que el 9-N. Ahora llega una huelga general. Esto va en el protocolo de las revoluciones. Imágenes falsas. Y una sociedad catalana que va a estar permanentemente movilizada. Ya veremos cuánto aguanta el motor.
  • ¿Creían que el Estado no se iba a defender? ¡Anda caramba! No puede permitir que se cometa una irregularidad por mucha gente que se eche a la calle por parte de unos irresponsables que sabían que estaban liquidando el referéndum.
  • Veremos este desgarro literal en la sociedad catalana cómo se inflama. Y veremos el prestigio de los catalanes cómo queda".

Mira CNN, esta catalana os manda un reportaje extenso ridiculizando el referéndum y a sus 'demócratas'