Periodismo
Carles Puigdemont en Copenhague y Carlos Herrera. PD

Con Carles Puigdemont en Copenhague de viaje de ‘provocación' al Tribunal Supremo y a la política española, tratando de internacionalizar el conflicto de los incomprendidos y marginados independentistas en el continente, el comentario editorial de Carlos Herrera de este martes 23 de enero de 2018 no podía ir dedicado a otra persona. La cochina artimaña de Puigdemont para ser detenido y que ha destapado el juez Llarena.

En su espacio matinal de la Cadena COPE, 'Herrera en Cope', el periodista fulminó a Puchi:

Puigdemont haciendo de espantapájaros en Dinamarca.... Hoy se le atribuye el deseo de haber sido detenido en Dinamarca para así poder delegar su voto. Se le atribuye al juez Llarena también la decisión de no reactivar la orden de detención para evitar su detención, que delegue ese voto y que pueda ser investido a distancia. Quizás son demasiadas atribuciones... Está vacilando al Estado y el independentismo catalán también.

Además Herrera se paró en la figura de Roger Torrent, el nuevo presidente del Parlament, que empieza a adquirir sentido como otro de los independentistas furibundos en el que la expectativa de ecuanimidad de su puesto parece que brillará por su ausencia. ¡Peperos, que no os enteráis! Vuestro "esperanzador" Torrent multaba por poner la bandera española:

El señor Torrent, la gran esperanza blanca de todos los bobos, ha dicho que hay que esforzarse para investir a Puigdemont. No puede en primer lugar, por sentido común, por lo que han dicho los letrados y porque cualquier intentona en este sentido, hará que el Constitucional se pronuncie en contra. Ojo que se empieza así y se acaba como Forcadell.

El primer recadito de Arrimadas a Torrent por querer ir a ver a Puigdemont al fin del mundo.