Periodismo
Alfredo Menéndez mira con paciencia al victimista Rufián. RNE

Uno de los máximos representantes del golpismo en los medios, sino el mayor showman de todos, es Gabriel Rufián, que este 29 de enero de 2018 se pasó por los micrófonos de Radio Nacional para continuar proclamando el discurso victimista de los independentistas.

Allí se encontró el furibundo separatista portavoz de ERC en el Congreso con el presentador, Alfredo Menéndez, nada por la labor de aguantar las pamplinas caprichosas de Rufián, como siempre, provocador cuando le pregunta algún periodista no independentista:

Menéndez: Siempre he pensado que a ERC le pone la idea de prescindir de Puigdemont pero no saben como gestionarla.

Rufián: Sí, también es habitual y previsible. Nosotros hace cuatro años que escuchamos la misma retahíla. Que esto baja y seguimos ganando elecciones, y luego que estamos pelados y que esto no va a ser posible.

A mitad de entrevista se mostraba ciertamente agotado el presentador de RNE: "Hoy el tercer grado se lo estoy haciendo a usted, aunque con escaso éxito". "Me sabe fatal" le respondió el protagonista. Pero la mecha se prendió hacia el final de la charla:

Menéndez: ¿Qué le parece que el Tribunal de Cuentas esté investigando las conocidas como embajadas catalanas?

Rufián: [Ríe] Me parece que nos fijamos mucho en algunas noticias del Tribunal de Cuentas y muy poco en otras, como por ejemplo cuando se fijó en la financiación de Ciudadanos. Pero vamos, es algo previsible y habitual. Me sorprende que usted me pregunta simplemente por las embajadas catalanas, que además no se llaman así.

Menéndez: A Ciudadanos le preguntamos en su momento por eso. A cada uno le pregunto por lo que toca.

Rufián: Ya, escuché... Pero poco, eh...

Menéndez: Pues no escuchó bien eh.

Rufián: Ya, mis capacidades son tremendamente limitadas. Ahora bien, tiene más embajadas Andalucía que Cataluña.

Menéndez: La terminología es por simplificar. Son oficinas de la Generalitat en el extranjero.

Rufián: Ya, nos consta que la política madrileña es de brocha gorda.

Menéndez: ¿Pero qué política madrileña? Yo no soy político, señor Rufián.

Rufián: Perdón, perdón, tiene razón, no es político.

Menéndez: ¿Y entonces? Es que no sé qué me quiere decir. No sé si le he molestado.

Rufián: No, para nada, yo veo aquí preparado a absolutamente todo.

Menéndez: Me está dejando una sensación un poco rara, se lo reconozco.

Rufián: Me sabe fatal.

Menéndez: Señor Rufián, no sé qué más decirle. Porque insisto, yo aquí solo hago preguntas. Y todas las veces que he hablado con usted en esta emisora he ejercido mi trabajo con la misma libertad, no sé exactamente si ha cambiado algo.

Rufián: Para nada, entiendo que siga redundando en este tema, pero le vuelvo a repetir que le he pedido disculpas por llamarle político, y puede seguir con la entrevista. Tampoco le veo tanta polémica.

Menéndez: La verdad es que no tengo ningún interés... Yo no he intento ni dar masajes ni palizas a los entrevistados. Solo hago preguntas.

Merino (PP) coge por fin por banda al chulo Rufián y le deja hecho unos zorros