Periodismo
Ana Rosa Quintana en el momento de soltar su bombazo anunciando el fin de Puigdemont (TELECINCO). TV
Brutal exclusiva de Ana Rosa que lo cambia todo con Puigdemont a la deriva: "Esto se ha terminado, yo ya estoy sacrificado"

La gran exclusiva del día, del mes y quizá del año son reveladores los mensajes de Carles Puigdemont al exconseller de sanidad Toni Comín expuestos por el Programa de Ana Rosa (Brutal exclusiva de Ana Rosa que lo cambia todo con Puigdemont a la deriva: "Esto se ha terminado, yo ya estoy sacrificado").

La propia periodista ha pasado este 31 de enero de 2018 por 'La Tarde' de COPE para explicar cómo se gestó esa exclusiva que demuestra la verdadera cara del expresidente catalán:

"Los compañeros Luis Navarro y Fernando Fernández llevan 3 meses en Bruselas siguiendo todos los pasos de Puigdemont. Ayer fueron a Lovaina porque estaba previsto que participara en un acto, pero Puigdemont no se presentó. En su lugar, va Toni Comín y ellos lo filman mientras está mirando el móvil."

"Llevábamos con esto entre las manos desde primera hora y ha sido muy trepidante."

Cuando termina el acto, los periodistas vuelven al hotel y allí, repasando las imágenes, se dan cuenta de que se ven los mensajes entre Comín y un tal 'Carles':

"Dicen: '¡Madre mía lo que hay aquí!' A las 3 de la mañana llaman a la directora y a la productora del programa y a las 5 lo empezamos a ver."

El siguiente paso era confirmar que los mensajes efectivamente los había escrito el expresidente fugado (Ana Rosa Quintana hunde el 'procés' con la exclusiva de su vida: "Hoy se acaba Puigdemont"):

"Solo salía un nombre, Carles y un teléfono. Empezamos a analizar párrafo por párrafo y decimos: es que esto solo lo puede escribir Puigdemont, sobre todo la parte de 'ya me dijo Tardà que me podrían sacrificar.' Y decidimos ir para adelante. Empezamos a llamar al teléfono, no lo coge, hasta que por otras vías, que no puedo revelar, hemos logrado corroborar que el teléfono es de Puigdemont."

Parece que alguno de los acompañantes del exconseller de sanidad de Cataluña le avisó de que está siendo observado:

"En un momento dado Comín se levanta, se va a otro lado de la sala y ya no vuelve a mirar el teléfono. Parece que alguien les avisó."

Los miembros del gobierno catalán destituido utilizan una aplicación de envío de mensajes bastante sofisticada:

"La red es Sign, una red encriptada y que no puede leer la policía. Comín recibe los mensajes de Puigdemont y parece que se los reenvía a una mujer."

Muchas precauciones para acabar leyendo los mensajes en una sala abarrotada de gente.

Toni Comín ha amenzado con denunciar al programa de televisión:

"1. La revelación de secretos (obtener subrepticiamente las conversaciones de terceros) es delito en España y en Bélgica, merecedor por tanto de las pertinentes acciones legales. Además de que cualquier mensaje sacado de contexto pierde siempre su significado."

Ante las amenazas de denuncia, Ana Rosa Quintana dice muy ufana:

"Me parece que tienen la piel muy fina unos señores que se han saltado todas las leyes de este país." (El abogado de Comín, condenado a 14 años por secuestrar con ETA, se va a meter las querellas por donde le quepan)