Periodismo
Albert Boadella, con Marina y ciudadanos de Tabarnia en Jofé, su pueblo. CT
Albert Boadella: "Hay un odio al español en Cataluña que recuerda al odio a los judíos"

Le tiran basura, cortan los árboles, le hacen pintadas en casa con mensajes de odio, los vecinos le cierran la puerta, no le hablan, le dan la espalda... este es el calvario que relataba Carlos Herrera que está viviendo Mariana Boadella, hija del presidente de Tabarnia, Albert Boadella, antes de entrevistarla este lunes 2 de abril de 2018 en ‘Herrera en COPE'

La vida ya no es tranquila en este pequeño pueblo gerundés en el que vive desde los e los 8 años, Jafre, de 386 habitantes (Albert Boadella: "Hay un odio al español en Cataluña que recuerda al odio a los judíos").

"El ambiente que vivimos ahora es como un pueblo del fart west, la señora de la tienda cierra cuando nos ve llegar...", comenzaba relatando Mariana.

Su testimonio desde luego era del todo estremecedor porque además de contar su experiencia personal "ya no me quedan amigos, que eran los de toda la vida porque la política ha pasado por encima", denunciaba que sus padres sufren a diario este acoso.

Mariana Boadella estremecía a todos los oyentes al confesar:

"Cuando voy al bar a tomarme una CocaCola lo hago sola, no me saludan y las miradas pues son miradas de reprobación de ‘¿tú qué haces aquí?' En el momento que muestras que no estás de acuerdo con el nacionalismo, allí ahí existe la segregación. Te apartan, te hacen notar que no eres de ellos. Te dicen que el adoctrinado eres tú y que no eres un catalán como ellos".

Boadella afirmaba que la situación es "tremenda" y reconocía que una vez que hizo un comentario en su perfil personal de Facebook criticando a los nacionalistas:

"una maestra de EGB que tuve aquí del pueblo de Berges, en el que yo iba al colegio, escribió públicamente que se avergonzaba de haber sido mi maestra. Ese es el nivel, son las pequeñas cosas que van lanzando mientras dicen que son pacíficos. Para mí no lo es".

Mariana Boadella denunciaba también que pretenden imponer el "pensamiento único" y hay miedo entre los pocos vecinos no nacionalistas de Jafre, "como ocurre en toda Cataluña".