Periodismo

El Gobierno de Aragón aprobó el 1 de diciembre de 2016 una ley que da vía libre a la Administración autonómica a incautarse de viviendas privadas para alquilarlas a personas o familias con bajos recursos (alquileres sociales). Es una de las novedades que incorpora la nueva Ley de Emergencia social aprobada en las Cortes aragonesas con los votos del PSOE, Podemos, IU y la Chunta.

En 'El Cascabel' (13TV) se le dio cera de la buena a esta medida porque atenta contra un principio fundamental como es el derecho a la propieda privada.

El director y presentador, Antonio Jiménez, advirtió desde el inicio que lo aprobado por el parlamento de Aragón tiene todos los visos de ser una ilegalidad en toda regla:

A pesar de que los servicios jurídicos han advertido que lo que se iba a aprobar podría ser echado para atrás por el Tribunal Constitucional por la evidente inconstitucionalidad de la medida, las fuerzas mayoritarias de ese Parlamento, PSOE, Podemos, IU y la Chunta han aprobado una ley que da vía libre al Gobierno de Aragón a incautarse de viviendas privadas con el fin de alquilarlas a personas con bajos recursos. Estamos hablando de que se han cargado el derecho de propiedad de un plumazo.

Agregaba Jiménez que:

Tienes allí una casa cerrada y llega el señor Echenique o el señor Lambán y dice, hala, voy a incautarle la casa porque voy a dársela a una familia que está muy necesitada.

Carlos Dávila añadía:

Nuestro amigo Wyoming en Aragón estaría listo.

Y el director de 'El Cascabel' daba la puntilla:

Nuestro amigo Wyoming estaría más tieso que la mojama si esto se lleva a la práctica.

Seguidamente, Carlos Dávila daba una explicación a esta decisión de las Cortes aragonesas:

¿Sabes por qué se hace esto? Porque en este país nos estamos acostumbrando a que las leyes no se cumplen, las sentencias no se cumplen y no pasa nada. Al final este Gobierno de Aragón, que es un Gobierno troglodita desde el punto de vista de atentar contra un derecho que es el de la propiedad, lo que está haciendo es decir ya vendrá el Constitucional y nosotros obedeceremos o no. En este momento y en este país, la ley está en precario.