Periodismo

El mayordomo de Chávez, Juan Carlos Monedero, ha acometido como cabía esperar su defensa a ultranza del 'desayuno de la mordaza' de Podemos vetando a ciertos periodistas, y para ello ha puesto algunos ejemplos de lo más lunáticos. Pablo Iglesias sigue mofándose de la libertad de expresión y veta a El País, la SER, El Periódico, El Independiente y OKDiario de un desayuno.

Este 20 de junio de 2017 en 'Las Mañanas de Cuatro' de 2017, Monedero justificaba así la decisión de sus compinches podemitas de preparar una reunión informativa para solo algunos comunicadores, evitando su participación a una serie de medios descartados a dedo. Ana Rosa cierra la boca a Cintora por justificar 'el desayuno de la mordaza' de Podemos a periodistas.

Juan Carlos Monedero: No nos olvidemos que el grupo Prisa está dominado casi en un diez por ciento por jeques cataríes... ¿Por qué tienes que fiarte de esa gente? ¿de un medio que ha intentado influir en tu campaña interna? ¿Por qué tienes que ser cómplice de un medio que quiere meterse en tus decisiones internas? Vetar en rueda de prensa sería un problema, pero esto es intentar inventar una cosa que es falsa.

Javier Ruiz: Esto no es una cosa personal, es una cosa político-periodística. Yo no entiendo que haya criterios de amistad en esto por mucho off the record que sea.

Juan Carlos Monedero: Es bastante evidente que si alguien colabora con tu programa pero hay otras franjas a la misma hora, no tienes la misma confianza con todo el mundo.

Javier Ruiz: Totalmente, y si nos vamos de cañas lo entiendo. Pero si estás contando información del partido eso es desigual.

Juan Carlos Monedero: Pero es que es un off the record, que es de amistad, de gente que no se conocen para que se conozcan. Es que por ejemplo yo con OkDiario no me tomo ni un café. A mí por ejemplo Ana Rosa Quintana me invita de vez en cuando, pero si está el periodista pantuflo yo no voy... ¿Eso es que le estoy vetando? Pues no. [...] Que den menos lecciones y si quieren una relación de confianza con Podemos, ¡que se la ganen!