Periodismo
Lola Sánchez Caldentey y Garbiñe Muguruza.

La diputada de Podemos Lola Sánchez Caldentey, miembro del Parlamento Europeo, se ha llevado el zasca de su vida.

La representante de la formación morada tiró de argumentario y de demagogia de la buena al criticar, mientras Garbiñe Muguruza jugaba la final de Wimbledon el pasado sábado 15 de julio de 2017, que su encuentro no se estaba viendo por RTVE, algo que no ocurriría si por ejemplo, hubiera sido Rafa Nadal el que llegase al último partido del torneo.

Fue Paloma del Río, la veterana comentarista de polideportivo en Televisión Española quien la sacó de su error:

RTVE no tiene los derechos de Wimbledon desde hace muchos años

La propia Paloma del Río fue la primera en mostrar su pena porque la victoria de Muguruza haya ido al pago, lo que evidentemente, ha disminuido su alcance a pesar de lo importantísimo de su logro. Además, la periodista criticó la mínima representación institucional: "si hubiera sido Nadal...a codazos por ir".

Eso es innegable. Ahora bien, la que estaba en un error monumental era Sánchez Caldentey al haber afeado a la televisión pública no haberse hecho con los derechos del torneo sobre hierba más importante del mundo cuando lleva muchos años sin ellos, al igual que ha ido perdiendo paulativamente los de otros torneos.

Al albur de las grandes gestas de Rafa Nadal, fueron canales privados como Cuatro o Discovery quienes decidieron apostar por retransmitir aquellos encuentros en los que el manacorense se jugaba algún torneo cuyo desarrollo se estaba siguiendo por plataformas privadas, algo que desgraciadamente no sucedió con Garbiñe el sábado 15 de julio. No obstante, nada que achacar a TVE en esta ocasión.