Periodismo
Nuria Roca (TV3). PD

Nuria Roca, directora y presentadora de «A toda pantalla», en TV3, parece no haber tenido una buena acogida en su puesta de largo para la independentista televisión autonómica catalana.

El programa que sustituye al longevo «Els Matins» no ha gustado, como tampoco lo ha hecho Roca, quien se ha convertido en objetivo de todas las críticas por parte del sector más fanatizado de la audiencia.

El pasado mes de abril los responsables de TV3 decidieron poner fin a «Els Matins», en antena desde 2004 y que, bajo la batuta de Lidia Heredia, Carles Costa y Núria Solé analizaba la actualidad política y cultural de nuestro país desde diferentes perspectivas.

Su sustituto, sin embargo, no ha logrado el favor de la audiencia en su estreno, algo que muchos achacan al parecido de «A toda pantalla» con el programa que Alfonso Arús dirige en 8tv y que lleva años logrando grandes resultados.

Tal y como confirmó TV3 en un comunicado, «A toda pantalla» basa su estrategia en «ofrecer una isla de entretenimiento en medio de un mar de actualidad constante».

No ha sido, sin embargo, suficiente para los espectadores, que han condenado de forma severa los contenidos del programa. Algo que no ha gustado a la audiencia ha sido la inclusión de contenidos sobre prensa del corazón.

A modo de ejemplo, «A toda pantalla» contó esta semana con un debate sobre el famoso «Belenazo» en «Sálvame», algo que llevó a muchos críticos a vaticinar, incluso, el «fin de TV3».

No ha gustado tampoco a los espectadores más fanatizados con la 'pureza catalana' el acento valenciano de Nuria Roca.

La presentadora, además, optó por no catalanizar su nombre de pila, por lo que los rótulos del programa mostraron su nombre sin acentuar la esdrújula Núria, algo que sí hizo Francesc Sòria con su apellido.

Juicios del 9-N

La nueva presentadora de TV3 no ha entrado con buen pie en la cadena, sobre todo a cuenta de unas declaraciones que la valenciana pronunció este verano en Melodía FM.

En un texto leído en la emisora, la comunicadora hablaba de los jucios del 9-N y no dudaba en comparar a Francesc Homs con «Jesucristo Superstar camino de la cruz» además de afirmar que «los independentistas representan el papel de víctimas con una solvencia digna de Oscar» algo que, subrayó la periodista, había sido facilitado por el Gobierno.

«No hay cosa que mejor les venga a los independentistas que mostrarse como perseguidos por el Estado opresor que pretende acabar con ellos. Eso se tiene y se debe arreglar políticamente y no en los juzgados».

BARCELONA ADORABA AL GENERALISIMO FRANCO