Periodismo
Jorge Javier Vázquez (TELECINCO). CT
El cuestionado sucesor de Mercedes Milá batió en su primera gala de esta temporada el récord de estreno menos visto de los 18 años de historia del reality que otra catalana, pero no partidaria de la ilegalidad, llevó a lo más alto

La tesis no es nuestra, sino de Informalia donde plantean una cuestión muy sencilla: los estrepitosos desastres de audiencia que sufren los programas de Jorge Javier Vázquez llegan justo después de que el catalán se pronunciara públicamente a favor del referéndum ilegal del primero de octubre.

Marcó el peor dato de la historia de un estreno de Gran Hermano en en 18 años. En Sálvame pegó una espantada después de discutir con sus jefes por 'la pela' de las telepromociones.

Y en el Deluxe el sábado, laSexta le comió varios puntos de audiencia, y ahora el de Badalona reconoce que "el inicio de la temporada no está siendo nada fácil".

¿Son los fracasos del presentador fruto de un boicot? ¿Es esta la manera que el público tiene de pitarle, dejando de ver sus espacios?

Todo lo relacionado con el problema de Cataluña se vive de forma exacerbada y con una hipersensibilidad que no tiene precedentes. No es la primera vez que Piqué hace declaraciones sobre el derecho a decidir de sus paisanos ni tampoco la primera ocasión en que es blanco de críticas y alabanzas por sus opiniones a menudo polémicas. Sin embargo, ya nada es igual alrededor del referéndum y los pitidos, insultos y descalificaciones que el central escuchó durante su concentración junto a la Roja han tenido más intensidad y trascendencia que nunca. El debate sobre si el novio de Shakira debe seguir en el equipo nacional para jugar el Mundial de Rusia es también motivo de controversia y discusión de partidarios del sí y el no.

Si Gerard Piqué es el personaje futbolístico que protagoniza estas situaciones, posiblemente porque no se calla ni debajo del agua, en el mundo televisivo tenemos a otro catalán, Jorge Javier Vázquez, en el centro de la diana. Tampoco era la primera vez que el de Badalona se pronunciaba públicamente a favor del referéndum pero cuando lo hizo días antes del Uno de Octubre, la polémica entre partidarios y detractores de su postura llenó ríos de tinta.

Ese pronunciamiento del locutor, en el que decía que él estaba porque se votara pero a la vez reconocía que era partidario de que no saliera la independencia, se ha visto seguido por una serie de 'desgracias' y polémicas en el plano profesional que al parecer han afectado al presentador de Sálvame en los personal.

Si Jorge Javier se fue de veraneo con el buen sabor de boca de haber triunfado en su programa estrella, como conductor de Supervivientes, y con buenas audiencias, a la vuelta se ha encontrado con quienes ya hablan de fracaso de la estrella de Mediaset. ¿Tendrá que ver su catalanismo a medias con su mal comienzo de temporada?

Lo cierto es que ya en su programa diario la vuelta de las vacaciones fueron complicadas: primeo la polémica por el plebiscito ilegal del que se declaro partidario; luego, la gran bronca con sus jefes de la productora, a los que dejó tirados por un asunto de tipo 'la pela es la pela', por resumirlo (quería ganar más dinero con las telepromociones).

Tal fue el órdago que jugó el catalán que dejó de ir a presentar el programa diario y el de las noche de los sábados. Más tarde han llegado los estrepitosos fracasos de audiencia de Gran Hermano.

El cuestionado sucesor de Mercedes Milá batió en su primera gala de esta temporada el récord de estreno menos visto de los 18 años de historia del reality que otra catalana, pero no partidaria de la ilegalidad, llevó a lo más alto.

En las siguientes entregas no ha logrado incrementar el número de espectadores.

Pero hay más, en su otro gran programa de primer time, Jorge Javier se topó este fin de semana con que sus rivales de laSexta Noche le robaban en una sola noche cinco puntos de audiencia respecto de la semana anterior.

Y lo que es peor, al día siguiente, el domingo del referéndum, el Debate de Gran Hermano se estrelló contra el récord histórico de la segunda cadena de Atresmedia.

Es más, el reality en Cataluña bajó a niveles de audiencia media impensables; apenas por encima del 3.5 por ciento.

Si la postura de Jorge Javier con respecto a la cuestión catalana tiene que ver o no con el supuesto boicot que podría estar sufriendo el presentador catalán no estamos en condiciones de afirmarlo pero sí es cierto que ha coincidido con uno de sus momentos profesionales más delicados.

El propio Jorge Javier Vázquez reconoce que no está pasando por un buen momento laboral y que eso le está pasando factura en su vida personal.

"El inicio de la temporada no está siendo nada fácil, para qué vamos a engañarnos", reconoce en su blog de el medio, también catalán, para el que escribe un blog.

El badalonés asegura en Lecturas que está preocupado por cómo puedan afectarle a su pareja todas las críticas que recibe:

"Noto a P. pensativo, no me gusta que le pasen factura estas cosas. Pero también es verdad que no debe ser agradable leer cosas así sobre tu pareja". Así es mi trabajo y tengo que aceptarlo".

Sobre la delicada situación en su tierra también se ha pronunciado:

"Qué tristeza haber llegado a este punto. Qué impotencia. Qué hartazgo. No creo que nos merezcamos unos políticos tan escasamente dotados para resolver conflictos".

Sobre el bocado de cinco puntos que le ha metido laSexta lo explica así:

"Normal, la gente está muy preocupada con el asunto".

El ruso que desbarata a patadas la penosa barrera de los catabatasunos