Periodismo

La tertulia de laSexta Noche del 21 de octubre de 2017 en torno al 155 abordó la toma de control de la TV3 a manos del Gobierno. El más indignado era Jesús Maraña, director de Infolibre, a quien le parecía de risa que el Gobierno del PP que tanto manipula según él en TVE decida asaltar la TV3 en nombre del pluralismo.--Así son las claves de la intervención de TV3--

El argumento tiene validez en tanto la injerencia de Moncloa en TVE es tan escandalosa como ineficaz, gracias al haber colocado allí a un incompetente integral como José Antonio Gundín como director de Informativos.--El Comité de Empresa de la sectaria, xenófoba y manipuladora TV3 saca un mensaje contra el 155--

Por eso no vamos a ser nosotros quienes le enmendemos la plana a Maraña. Para eso ya estaba Eduardo Inda, director de Okdiario, quien de un puñetazo le borró la indignación al de Infolibre:

"La injerencia del Gobierno en TVE es un juego de niños al lado de lo que ocurre en TV3. No se busca intervenir TV3 ni decirle a Mónica Terribas [Catalunya Radio] lo que tiene que decir"

Con la intervención de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), con TV3 a la cabeza, el Gobierno tomaría el control de la información en un momento crítico, como ya hace en Televisión Española, denunciada en múltiples ocasiones por su propio Consejo de Informativos por la manipulación en la cobertura del conflicto catalán.

TV3 ha sido señalada por ser un elemento clave en la campaña independentista y también por su falta de pluralidad informativa por el PP, PSOE y Ciudadanos. Su director, Vicent Sanchis, fue vicepresidente de la entidad soberanista Òmnium Cultural. El pasado mes de abril, su nombramiento fue reprobado por el Parlament instando a la corporación a que considerara otras candidaturas para la dirección de la cadena.

Es la primera vez que se toma una medida de este calado desde la creación de las televisiones autonómicas. La Ley General de Comunicación Audiovisual de 2010, de ámbito estatal y autonómico, establece que la misión como servicio público de una cadena debe ser "difundir contenidos que fomenten los principios y valores constitucionales, contribuir a la formación de una opinión pública plural, dar a conocer la diversidad cultural y lingüística de España, y difundir el conocimiento y las artes, con especial incidencia en el fomento de una cultura audiovisual".

TV3 fue advertida por el Tribunal Constitucional de que debía parar de emitir publicidad institucional sobre la consulta del 1-O, una advertencia que se ignoró desde el ente público.