Periodismo

José María García, que en su serial de entrevistas auto-laudatorias se presenta siempre como la personificación del periodismo valiente que se atreve con todos, mientras presenta al resto de la profesión como una panda de apesebrados, va y le suelta a Évole que un empresario del sector de la construcción que fue ex ministro y cuyo nombre empieza por ‘V' y acaba por ‘R' le había reconocido que había tenido que pagar a políticos para salvar su negocio y a sus empleados.Ocho reflexiones sobre el decepcionante reencuentro entre De la Morena y García

Incluso en el país de ‘M. Rajoy' que es España es bastante evidente que sólo el ex ministro de Economía y fundador de OHL, Juan Miguel Villar Mir, encajaba en los datos aportados por 'El Butano'.El juez del 'caso Lezo' llama a declarar al bocazas de García por sus revelaciones a Jordi Évole sobre Villar Mir

Pero hablar a lo loco en la tele es una cosa y oficializarlo ante los señores de negro en los tribunales es otra cosa. Y cuando José María García es llamado por el juez que instruye las posibles comisiones de OHL al PP nuestro valiente García - según desvela en su crónica Esteban Urreiztieta - enmudece, se desdice categóricamente de todo lo dicho, niega que acusara o señalara a Villar Mir por ningún delito y asegura que con él sólo había hablado de cosas deportivas. Toda la ‘valentía' señaladora de la entrevista se esfumó.Évole utiliza a José María García para engañar al Rey Juan Carlos y preguntarle por Botsuana

"Preguntadle a Jordi Évole de dónde ha sacado que era Villar Mir. De todas formas, yo voy a decirle ahora al juez la verdad. Yo sí he hablado con un empresario, pero ¿quién es ese empresario? Jordi Évole ha dicho Villar Mir, preguntadle a Jordi Évole", ha dicho a los periodistas antes de declarar.

El magistrado le ha citado en relación con una pieza que del caso que investiga la adjudicación a OHL en 2007 de la construcción de un tren entre Móstoles y Navalcarnero (Madrid), una obra que finalmente no se realizó.El periodista radiofónico, ya retirado, relató que un día le preguntó a ese constructor por qué estaba "comprando" a políticos, si él había ocupado cargos públicos de importancia. "Tengo una empresa de más de 30.000 obreros, si no hago obra pública no puedo sobrevivir... y para hacer un metro de obra pública tengo que pasar por caja", le contestó ese constructor.

EL ANTECEDENTE 'MARÍA TERESA CAMPOS'

No es la primera vez que un ‘todo terreno mediático' enmudece. Fue célebre el caso de María Teresa Campos. Cuando, al pasar a Antena 3, en 2004 y comprobar que su antiguo ‘Día a Día' de Telecinco - la cadena dirigida por el italiano Paolo Vasile - había bajado siete puntos sin ella, se dirigió a la cámara todo deslenguada valiente y dijo aquello de "¡Vuélvete a tu país, que has perdido siete puntos, gilipollas!" y "¡Me fui de tu cadena porque quisiste sobornarme, imbécil!".José María García ridiculiza a laSexta ante un perplejo Jordi Évole

No dijo ningún nombre, aunque era evidente. Muchos pensaron que no lo decía como golpe de sarcasmo o quizá por elegancia. Luego años después, cuando Campos era preguntaba por el tema ante entrevistadores de la tele como Jesús Quintero (febrero 2007) o Andreu Buenafuente (julio 2009) la ‘deslenguada' Campos pasaba a ser la ‘muda Campos', al apresurarse a negar que se refiriera a Vasile... "¡No, yo no dije nombres...! ¡No me refería a nadie...! ¡Revisad la cinta!". No era ni elegancia, ni sarcasmo, simplemente cobardía. Era un enmudecimiento inteligente, eso sí, Campos volvería a trabajar para Mediaset.

En el caso de José María García no es la primera vez que ‘enmudece' ante la Audiencia Nacional. En 1990 cuando se produjo una gran redada contra narcotraficantes en las que fue detenido un empresario colegui suyo, García no dudó en asegurar ante los micrófonos de Antena 3 Radio que él ya sabía que la redada se iba a producir porque se lo había chivado el entonces director general de la policía, Rodríguez Colorado (sí, el de los ‘fondos reservados') "un amigo tuyo va a tener problemas", le habría dicho.

Aquel momento ‘bocazas' le llevó a que tanto García como Rodríguez Colorado tuvieran que pasarse los juzgados para desdecirse. Asegurar que Colorado nunca le adelantó nada y que él se confundió al decirlo en antena. Por cierto, con un argumento genial: "Si de verdad hubiera sabido que iban a detener a mi amigo le habría ayudado a huir del país".

Los "grandes" de los medios como José María García o María Teresa Campos tienen todo el derecho de desdecirse de informaciones u opiniones para evitar complicaciones judiciales (como hizo aquel ridículo eurodiputado del PP llamado Díaz de Mera que tras asegurar en COPE que había visto pruebas de la implicación de ETA en el 11-M ‘enmudenció' al ser llamado a declarar a la Audiencia Nacional). Viva la prudencia de los mudos. Pero si van a ser mudos ante los señores de negro parecería recomendable que eviten dárselas de ‘los valientes del gremio'.

No hace falta una gran valentía para poner a parir a estas alturas a un Rey emérito ya bastante desprestigiado por unos y otros. "La valentía es ser capaz de sostener una información por políticos si quería adjudicaciones que aportas hasta en los tribunales" decía una cita periodística (¿quizá de José María García?). ¿Y no era una información aportar el testimonio de que OHL era extorsionada por políticos del PP? Pero la ‘información' enmudeció.