Periodismo
Federico Jiménez Losantos y Gabriel con su asesina al fondo. PD

España amanece este 12 de marzo de 2018 con la triste y dantesca resaca del asesinato brutal del Gabriel a manos, todo apunta, de Ana Julia Quezada, la novia del padre del pobre niño almeriense. Y solo hace cuatro días que en este país las mujeres se lanzaron a la calle para dejar claro que el monstruo es el hombre, porque la mujer no mata.

O al menos esta es la idea con la que se quedó Federico Jiménez Losantos, y que utilizó para lanzar a la cara a las feministas más radicales por culpa de la presunta asesina Ana Julia Quezada...

Así de tajante y directo, inapelable, sonó Losantos en ‘Es la mañana de Federico':

Solo hace cuatro días que vivimos en España una especie de monumental auto de fe, inquisitorial, una especie de linchamiento simbólico, de la mitad de la especie humana, masculina, de España. En esta minusvalía ética que vivimos en el día de la mujer trabajadora protagonizada por muchachitas apenas alfabetizadas que decían guarradas en la puerta de Zara y por provectas señoras que juraban que los hombres son malos.

Se sostenía y se sigue sosteniendo, es más, que en los periódicos hace falta una inquisición para colocar a columnistas feministas y feministos para que cumplan a rajatabla las órdenes de la nueva primacía ideológica: que las mujeres son buenas y los hombres son malos.

Ayer toda España se conmovió con el asesinato del pobre Gabriel y la detención de una mujer, la pareja del padre del niño. Una mujer asesina, inmigrante y de color. Lo tiene todo para ser inocente y sin embargo, igual que cualquier hombre, ha matado. Y ha hecho algo peor, haga fingido dolor en televisión y al lado de los padres del niño, ha hablado con los medios y se ha adornado en las redes sociales. ¿Y no habíamos quedado en que la violencia en España era masculina? ¿En que las mujeres no mataban? ¡Pues matan!

En el último año han muerto 23 niños en España, 16 de ellos, a manos de sus madres.

La pasmosa sangre fría de la asesina de Gabriel: "¡Ese día no volvió!"