Periodismo

Después de la entrañable fijación de Antonio García Ferreras en 'casa Bardají' por abrir todos los días con el caso Cifuentes para ver si consigue presumir de que es capaz de tumbar a una presidenta autonómica, periodistas discutían sobre si este lunes 16 de abril 2018 volvería a intentarlo.¿Más periodismo o más sectarismo? El infumable dúo Bardají-Ferreras 'rebaja' el golpe catalán a mero show

• "No se atreverá. Lo lleva haciendo todas la semana pasada pero hoy ya no".
• "¿Por qué estás tan seguro?"
• "El programa va a empezar justo cuando empieza a declarar Chaves por lo de los EREs. Tendrá que conectar en directo ¿no? Y si no, en todo caso, hablará del juicio de Alsasua, aunque sea para ponerse de perfil al estilo Atresmedia.
• "No sé, cuando tienes una consigna, debes ir a muerte con el blanco hasta su fin. Es primero de ‘pedrojotismo básico'.
• "Que no. Además es el primer ‘Al Rojo Vivo' tras el bombardeo de Siria, si quisiera ocultar EREs o Alsasua, tendrá que empezar por ahí.

Pues lo que pensaran que Antonio García Ferreras usaría criterios periodísticos abriendo su ‘Al Rojo Vivo' del día 16 de abril o bien por el juicio de Alsasua que comenzaba ese mismo día, o bien por la declaración de Manuel Chaves, ex presidente de Andalucía, ex presidente del PSOE, ex ministro dentro muchas otras ex cosas en el juicio oral por el caso de corrupción de los EREs o bien por la situación diplomática internacional tras el bombardeo en Siria se equivocaron de plano.--'Más sectarismo': Bardají y Ferreras lanzan desde Atresmedia una brutal campaña contra Cifuentes para que dimita--

No se sabe si su fijación le ha nublado el cerebro o si es en casa Bardají le azuzan a que continúa su campaña para poder colgar en el salón de trofeos de Atresmedia la cabeza de Cifuentes como se jactaban los periodistas de antaño (aunque en el bochornos caso del Master las cabezas parecen rodar más por la estupidez propia de los implicados que por labor televisiva alguna).--Eduardo Inda dinamita el aquelarre de Atresmedia contra Cifuentes sacando el listado de fraudes podemitas--

¿Pero cuál era la excusa? ¿Cuál era la novedad para que Ferreras abriera como noticia más destacada del día ‘Al Rojo Vivo? ¿ElDiario.es había logrado que algún responsable de cafetería de la Rey Juan Carlos le pasaba chuletas por mail a la Cifu? Así comenzaba.--Paliza de Mediaset: el sectarismo de laSexta le sale muy caro a Atresmedia--

"Buenos días. Dos dimisiones más por el escándalo de Cristina Cifuentes y su master falso. Han dimitido ya dos personas por el master Gate".

¿Dos dimisiones? ¿Ha caído quizá el rector Ramos y algún adjunto? Nada de nada. Se refiere a una profesora de la universidad (cuya dimisión se conoció el jueves) y a un diputado gallego Juan Merlo (cuya dimisión se conoció el viernes).

laSexta ya habló de eso el jueves y viernes. ¿Entonces cómo es que Ferreras lo presentaba como ‘notición'? Porque le vale cualquier cosa con tal de poder empezar el programa con caso de master de Cifuentes (que quiere intentar que se llame ‘master-gate', los apodos son fundamentales en esto de las campañas periodísticas).

La obsesión es tan fuerte como para conseguir que un programa que se presenta de actualidad abra informando de cosas que pasaron hace 72 horas.

¿Si el ahora militante de Ciudadanos, Javier Bardají, que escribía sobre medios en ‘El Mundo' tuviera ahora que analizar la forma de comportarse de Atresmedia lo hubiera considerado una elección inocente o hubiera titulado "campaña de Atresmedia contra Cifuentes"? Pues eso.

El conglomerado mediático de Silvio González y Javier Bardají, militante destacado de Ciudadanos, da lecciones de progresismo mientras sus directivos engrosan sus chequeras sin ningún tipo de pudor.

La aparente sensibilidad social de Atresmedia implica hacer la vista gorda frente a los atropellos de sus directivos, una actitud hipócrita que encubre el verdadero interés de una cadena cuya única ideología es la de ganar pasta a todo costa.

Su último ‘Al Rojo Vivo', además de servir a José Carlos Díaz para publicitar sus cursos en la Carlos III (Universidad apolítica donde las haya... ¿o no?), igual consigue convencer que lo del master es más gordo que cualquier juiciecito a los Alsasua, los de los eres EREs, lo que suceda en Siria o la situación interna en Catalunya.

Que casa Bardají no pierda tiempo mandando corresponsales a la Audiencia Nacional. ¡Todos a la Universidad Rey Juan Carlos!