Periodismo
Mònica Terribas y Quim Torra. CR.

Mònica Terribas reivindicó la pluralidad de los medios públicos como el suyo en el que trabaja, Cataluña Radio, delante del nuevo presidente de la Generalitat, el polémico Quim Torra--Arrimadas pone en su sitio a la feroz musa del separatismo, Mònica Terribas, por quitarle hierro al hecho de haber sido nombrada persona non grata--.

Contra todo pronóstico, Terribas, conocida por sus enemigos como la musa del independentismo por su clara postura afín al secesionismo catalán desde una emisora de titularidad pública, despidió la primera entrevista al nuevo presidente haciendo un alegato a favor de su pluralismo--Mónica Terribas (Catalunya Radio) se inventa la historia: "Cuando la República Catalana de 1932..."--:

Es precisamente en esta casa donde todas las voces tienen que venir a decir la suya.

Le soltó a Torra, que había aprovechado su presencia en la cadena pública para recordar que ellos "harán República y con todas las consecuencias", según recoge e-Notícies. "Yo obedeceré al Parlament de Cataluña. Lo que a mí me importa es lo que considere el Parlament y el pueblo de Cataluña, no el Tribunal Constitucional"--Brutal hachazo de Andrea Levy contra el miserable comentario de la rabiosa Mónica Terribas: "¡Asco es poco el que me das!"--.

El problema es que basta echar un vistazo a la hemeroteca para desmontar ese pluralismo del que habla Terribas--El machismo de Mònica Terribas con Inés Arrimadas: "Si consigue formar gobierno, quién mandaría, Albert Rivera o usted?"--.

La locutora está en el punto de mira desde hace tiempo, pero sin duda que su postura a favor de revelar posiciones de la guardia civil en Cataluña, durante los días más delicados de la crisis del desafío secesionista, le llevó a ser vista por el constitucionalismo como el 'brazo mediático' de la ideología catalanista más radical--Concentración frente a la sede de Cataluña Radio en repulsa de Mònica Terribas: "Alerta becaria, que tu jefa es millonaria"--.

Sus entrevistas -y encontronazos- con líderes políticos de la oposición y sus comentarios y editoriales desde incluso antes que estallase el 'procés' no ayudan precisamente a construir en torno a ella ese pluralismo que ahora reivindica, quien sabe si temerosa de que esta vez, si Quim Torra continúa adelante con sus amenazas, la aplicación del artículo 155 alcance a los medios públicos donde ella trabaja--La Guardia Civil estalla contra la chivata Terribas que delata sus posiciones mientras el Gobierno de Rajoy se hace el muerto--.