Periodismo
Mariano Rajoy saliendo del restaurante tras la derrota. Agencias

El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sorprendía a todos este miércoles 6 de junio. Pasaban unos minutos de las 8 de la mañana y Carlos Herrera le saluda en antena, en directo para la COPE. La sorpresa era mayúscula incluso para el equipo de Herrera en COPE que desconocía que se iba a producir esa entrevista.

Unos minutos en directo que servían para despedirse del partido, confirmar que en breve se retirará de la vida pública, después de 37 años en ella, para lanzar un mensaje a modo de reprimenda a José María Aznar y para realizar una particular, medida y nada casual venganza mediática.

Y es que Rajoy, según ha podido averiguar Periodista Digital, se "ofrecía" directamente a Carlos Herrera para intervenir en su programa y lo hacía después de rechazar las reiteradas peticiones de Onda Cero y Carlos Alsina y también de Susanna Griso, que lo quería para tomarse un "café" en Espejo Público de Antena 3.

Los responsables del Gabinete del todavía presidente del PP habían transmitido a los medios de Atresmedia su "no", justificándolo en que tras su adiós en la Ejecutiva popular no iba a realizar entrevista alguna. Así que, Alsina se tuvo que conformar con la presencia de la número dos del partido, Dolores de Cospedal, mientras en Onda Cero se les quedaba cara de bobos al escuchar a Rajoy y para más inri en la competencia, en la COPE.

Algo similar le ocurría a Griso, que había transmitido hasta en cinco ocasiones -según señalan a PD fuentes cercanas a Atresmedia- su petición de tener como invitado a Mariano Rajoy a su programa de este miércoles.

Rajoy no da puntada sin hilo y ha sido su particular venganza por la línea informativa que viene manteniendo Atresmedia. Muy molesto especialmente con la "persecución" a la que somete laSexta al PP. Tampoco está muy satisfecho con algunos encontronazos que ha tenido en antena con el sucesor de Herrera en Onda Cero, Carlos Alsina.

Y desde luego tanto Rajoy como todo el PP lamentan los casos de corrupción tan graves del PSOE y otras formaciones políticas que pasan " casi inadvertidos" para Atresmedia, ese grupo de comunicación que dirige el consejero delegado Silvio González y Javier Bardaji, director general de Atresmedia Televisión y militante destacado de Ciudadanos, que además presume de tener una estrecha amistad con Albert Rivera.