Periodismo
Paco González, Manu Carreño y Josep Pedrerol.

La inesperada marcha de Zinedine Zidane del banquillo del Madrid, el sorprendente fichaje de Julen Lopetegui para sustituirle, la fulminante destitución de este último como seleccionador español, el nombramiento de Fernando Hierro justo antes del inicio del Mundial...han sido unos últimos días de noticias impactantes en el mundo del fútbol. Pueden ponerle todos los adjetivos que quieran.

Que la realidad ha dejado al descubierto un hecho significativo: la mala forma que atraviesa nuestra prensa deportiva.

No se trata de señalar a nadie. Pero sí de poner énfasis sobre una situación esclarecedora: ningún periodista deportivo no solo no ha visto venir estas situaciones sino que alguno, además, confundió a su audiencia hasta última hora de producirse los bombazos.

El declive, para algunos evidente, para otros tan solo una mala racha, se hizo imposible de resistir con el sorprendente e inesperado anuncio de Zinedine Zidane justo después de haber ganado la Champions con el Madrid.

Los mismos que le metieron palos y que incluso aventuraron su destitución durante la temporada, a merced del errático comportamiento del equipo blanco en Liga y Copa, no se esperaban que fuera el francés quien lo dejara por su propia decisión. Cuando Zidane convocó a los periodistas con tan poca antelación aquel 31 de mayo de 2018, ninguno sabía nada.

 

 

Así ha despachado Rubiales a Lopetegui y deja a España huérfana a dos días del debut

Lo de Lopetegui ha sido aún peor. Tras conocerse la marcha del técnico galo, la prensa deportiva se afanó en poner todos los nombres posibles de su sustituto sobre la mesa.

Durante los días que siguieron al anuncio de la marcha de 'Zizou', el madridismo se desayunó cada día pensando que el entrenador de su equipo tendría un nombre diferente cada vez: comenzó sonando con fuerza el de Mauricio Pochettino, se pasó al de Antonio Conte, para que finalmente todas las miradas acabaran puestas en hombres de la casa blanca: de Guti a Laudrup pasando por el omnipresente Míchel. Hubo quien incluso especuló -y fantaseó- con el regreso de José Mourinho.

Nadie pudo imaginar que el nuevo entrenador sería español y estuviera en la actualidad concentrado en Rusia donde pensaba dirigir a España este mundial. Tuvo que ser el Real Madrid quien diera la noticia a través de un comunicado que nadie vio venir.--El Madrid deja con el culo al aire a los que juegan a quinielas y anuncia que su entrenador será Lopetegui--

Pero la prensa deportiva siguió dando palos de ciego porque en Rusia los allí desplazados seguían sin mejorar el asunto. Hubo quienes aseguraron y publicaron que un motín de los jugadores evitaría su destitución, que se acabó produciendo 24 horas después--Terremoto en la Selección Española: Rubiales le corta la cabeza a Lopetegui tras su fichaje por el Real Madrid--.

"El negocio es no informar y tener buen rollito con los jugadores y cuerpo técnico porque sino te hacen boicot y aquí no pillas una entrevista ni por asomo", dice una fuente interna de un importamte grupo de comunicación poseedor de derechos deportivos.--La descomunal rajada de José María García contra Florentino y Lopetegui: "Julen automáticamente ha dejado de ser mi amigo"--

"Es como la Fórmula Uno. ¿Tu crees que [Antonio] Lobato no se enteraba de nada? Claro que sabía lo que pasaba pero si lo decía, al día siguiente lo echaban del paddock"

"Él mismo contó no pudo dar el fichaje de Alonso por Ferrari porque no le dejaron"

Unas declaraciones que dejan en evidencia al extenso y prolífico equipo que Mediaset ha desplazado a Rusia con motivo de la disputa del Mundial de fútbol, competición con la que cuenta con todos los derechos.

El asunto acabó por enturbiarse porque cuando ya se tenía tomada la decisión de nombrar a Fernando Hierro seleccionador, había quienes seguían diciendo que el elegido sería Albert Celades, entrenador de la sub21.