Periodismo
El Rey Felipe y Pedro Sánchez, en la toma de posesión de este último como presidente.

Una de las primeras cesiones de Pedro Sánchez a sus incómodos compañeros de camino, además del acercamiento a cárceles catalanas de los golpistas independentistas, ha sido el "asalto" a Televisión Española por parte de Podemos, con el aplauso y colaboración de los nacionalistas.

Consumado la toma de RTVE el nuevo Consejo prácticamente unicolor ha provocado una creciente corriente de indignación no ya en el centro derecha español sino también entre los propios profesionales de TVE que en privado lamentan la pérdida de prestigio de la televisión pública con el "mercadeo" político generado e incluso en público, como es el caso del director de Informe Semanal Jenaro Castro, han denunciado las maniobras de socialistas y podemitas.

Pero según han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a La Zarzuela donde verdaderamente existe indignación por la composición del nuevo Consejo de RTVE es en la Casa Real. La casa de Rey no es ajena a algunos de los nombres que a partir de ahora dirigirán las televisión pública de todos los españoles y existe indignación contra el presidente Sánchez por haber permitido estos nombramientos nada imparciales.

Al margen de los de marcado carácter independentista y republicano, como es el caso del candidato del PNV, Juan José Baños, lo que preocupa en Palacio son los candidatos no ya republicanos sino anti monárquicos impuestos por Podemos. Muy especialmente en La Zarzuela están irritados con Pedro Sánchez por aceptar que Cristina Fallarás sea consejera de RTVE. La beligerante contertulia de Mediaset tiene varios capítulos de vejaciones e insultos a la Casa Real.

Fallarás ha calificado en numerosas ocasiones a la Monarquía de franquista. No hace mucho tiempo decía en antena en Cuatro: "De esto tienen la culpa Juan Carlos I y Felipe VI. ¡Claro que cómo van a retirar el ducado de Franco si ellos son herederos del franquismo. Son franquistas".

Por si fuera poco, la nueva consejera a propuesta de Pablo Iglesias participó en un acto de homenaje a los proetarras que agredieron a varios guardias civiles y sus parejas, en la localidad navarra de Alsasua. Este suceso, así como las cargas policiales durante el 1-O, le han servido para arremeter en numerosas ocasiones contra los jueces o la Guardia Civil.

En la Casa Real existe ahora mismo un profundo enfado por el rumbo que pueda tomar la nueva RTVE. Se temen lo peor, según las fuentes solventes consultadas.