Periodismo

Arrancaba desesperanzada la entrevista en 'El Programa del verano' de Telecinco a Albert Rivera este 9 de julio de 2018, porque se quitaban de la mesa de un plumazo al podemita Juan Carlos Monedero, quizás por aquel pasaje turbio en el que llamó cocainómano a Rivera y hubo una querella de por medio.

Pero emergió una estrella inesperada en la entrevista al presidente de Ciudadanos; la siempre podemita pero mucho más socialista -ahora sorprendentemente más sanchista que Sánchez- Esther Palomera. La entrevista de Joaquín Prat, Inda y la propia Palomera a Rivera se convirtió rápidamente en un cruce de reproches del líder político y la periodista, que no paraba de interrumpir, quejarse y tratar de confrontar con el de Ciudadanos.

Rivera: ¿Qué es la agenda catalana? ¿La autodeterminación?

Palomera: Si nos deja hablar un poco...

Rivera: Bueno, cuando quiera la entrevistamos a usted.

Palomera: ¡Si quiere se entrevista usted mismo!

Rivera: ¡Pero si no para usted de hablar! Ojalá tuviera usted razón y el señor Torra viniera a Madrid a hablar de innovación...

Palomera: No, yo le doy información, no es que tenga yo razón...

Rivera: ¡Si yo el argumentario de Moncloa me lo sé!

Palomera: ¿Quiere decir que yo trabajo con argumentario, señor Rivera? Porque por ahí no voy a pasar... Yo trabajo con información.

Prat: Esther, deja que concluya el señor Rivera, que es el entrevistado. Nosotros somos los entrevistadores y el entrevistado es él.

Hasta Joaquín Prat, sobrepasado como casi siempre, se tuvo que poner del lado del invitado para cerrar la bocaza a la pesadísima Palomera. Pero la bronca seguiría en la misma línea y Prat insistiría contra Palomera:

Rivera: El señor Sánchez decía que estaba muy cerca del señor Valls.

Palomera: Yo le estoy preguntando a usted, no al señor Sánchez, si me permite.

Rivera: Es complicado con la señora Palomera, con el argumentario, hacer un debate.

Palomera: Es la tercera vez en esta mesa que usted me dice que yo trabajo con argumentando y no lo voy a tolerar.

Prat: Esther, nosotros somos entrevistadores y tenemos que entrevistar, luego el argumentario lo desplegamos en la mesa política cuando no hay nadie a quien entrevistar.

Palomera: No, yo no tengo argumentario, perdóname.

Prat: Todos tememos nuestro argumentario, y si no lo quieres despegar eres libre de hacerlo. ¡Pero vamos a preguntar y dejar contestar, que es lo que tenemos que hacer!

Resultado final: Palomera terminó muy rebotada.