Periodismo
Jordi González y Jorge Javier Vázquez, en una imagen reciente.

Quienes conocen de cerca a Jordi González aseguran que el presentador catalán se ha sentido "traicionado" por su compañero, que nunca amigo, Jorge Javier Vázquez. González, después de semanas de incertidumbre, conocía de primera mano por los programadores de Mediaset que regresaba a las pantallas "su" programa, Gran Hermano VIP, el mismo que ha presentado con cierto éxito en las últimas ediciones.

Sin otro apunte sobre el regreso de la casa de famosos en Guadalix de la Sierra, Jordi González había comenzado a "prepararse mentalmente" para este nuevo reto televisivo. Una empresa complicada después del fracaso de la última edición de Gran Hermano y la presión añadida del reciente éxito de un formato similar, Supervivientes.

Sin embargo, González recibía un auténtico mazazo y se enteraba por la prensa de que esta vez Telecinco le apartaba del reality. Paolo Vasile no quiere más fracasos y apostaba por un valor seguro, Jorge Javier Vázquez, que se maneja mejor en este tipo de concursos de convivencia con famosos que con anónimos.

La decisión es irrevocable y Jorge Javier presentará la sexta edición de Gran Hermano VIP, prevista para este otoño, y ha supuesto un enorme jarro de agua fría para González. Tanto es así que Mediaset ha querido compensar al presentador catalán con un "experimento". Jordi presentará un nuevo programa, que se estrenará la próxima semana.

Tal y como ha explicado el presentador de a través de sus redes sociales, de su nuevo programa ya conocemos el nombre, ‘Hechos reales' y su temática: será un espacio alejado de la prensa del corazón y de la crónica de los famosos y famosillos y tratará, al menos inicialmente, de temas de sucesos y pretende investigar e informar sobre temas de interés público.

Pero el "premio de consolación" no ha servido para que se abra una guerra entre ambos presentadores, sobre todo por parte de González que se siente "apuñalado" por Jorge Javier, según han asegurado fuentes próximas a Telecinco a Periodista Digital. Incluso existe una guerra interna entre los partidarios y detractores de ambos presentadores.

La situación es tensa y se respira mucha tensión. Todas las miradas están puestas ahora en el estreno del programa de Jordi González porque en esta época estival es tan arriesgado estrenar un programa así que puede ser un "regalo envenenado" y terminar en fracaso.