Política
La alcaldesa del municipio murciano de Moratalla, Cándida Marín (IU). IU
Es que me estás tocando los cojones, no vienes absolutamente a nada y vienes a dar por culo, estoy hasta los cojones de aguantarte

La alcaldesa del municipio murciano de Moratalla, Cándida Marín (IU), declarará en condición de investigada el próximo 27 de marzo tras una querella por acoso laboral, lesiones y odio interpuesta por la secretaria del Ayuntamiento.

La denuncia, acompañada de grabaciones, relata el acoso. En uno de ellos deja en evidencia a otra miembro de la Corporación, la concejal de Educación, Juana María Abellán, también de Izquierda Unida.

Según explica Javier Chicote en 'ABC' este 17 de marzo de 2017, durante la Junta de Gobierno Local del pasado 15 de noviembre la edil se dirigió a Jesús Amo, portavoz del PSOE, en los siguientes términos:

«Vamos a dar una subvención antes porque me sale del capullo, no sé si te ha quedado claro ya. Es que me estás tocando los cojones, no vienes absolutamente a nada y vienes a dar por culo, estoy hasta los cojones de aguantarte, a mí me la suda que te guste o no te guste, anda y que te den por culo».

La secretaria narra este episodio porque el concejal socialista le pidió que lo hiciera constar en acta y la alcaldesa querellada pretendía que no lo hiciera:

«colocando a mi mandante al borde de su resistencia, ante la pasividad de la querellada que no terció para evitar una situación de extrema tensión -expulsando a la concejal, suspendiendo el acto, recriminando tal actuación, etc...».

El grueso de la querella describe episodios que generaron un cuadro de ansiedad y una baja en la secretaria del Consistorio.

Siempre según la denuncia, admitida a trámite, los hechos tienen su origen en la pasada legislatura (2011-2015), cuando gobernaba el PP y la actual alcaldesa, Cándida Marín, era delegada de la sección sindical de CC.OO.

Su marido fue cambiado de puesto de trabajo en el Ayuntamiento y Marín culpó a la secretaria: «El día que tenga poder te amargo la vida».

La miembro de IU llegó a la alcaldía y puso en marcha su venganza, siempre según el relato de la querellante, que se declara simpatizante del PP local.

Adela Sánchez narra que la alcaldesa se dirige a ella a gritos y con expresiones como «eres mentirosa, estás mintiendo delante de tus compañeros», «cuando yo te pida algo o te dé una orden, te encierras en tu despacho, cierras la puerta con llave y no atiendes a nadie hasta que termines» o «ten cuidado».

La secretaria ha aportado las grabaciones para sustentar la «actitud amenazante, de falta de respeto, humillante y degradante con gritos continuos y malos modos».

También ha citado a testigos y ha entregado al juez sus informes médicos, pues la situación se tradujo en «cuadros de ansiedad» y «cefaleas"» por las que tuvo que ser medicada.

El 24 de noviembre de 2016 le dieron la baja por estos hechos y se lo comunicó a la alcadesa mediante un mensaje de Whatsapp. Cándida Marín «lo difunde a todo el mundo a través del Facebook municipal».

El PP de Murcia ha pedido a afeada a Izquierda Unida que no pida la dimisión de la alcaldesa por estar investigada, al igual que el presidente de la Región, Pedro Antonio Sánchez, al que la oposición exige que deje el cargo por su imputación en el caso Auditorio.

La alcaldesa ha asegurado que se trata de «una querella de carácter personal, basada en supuestos falsos:

"El PP ha puesto en marcha una estrategia de acoso hacia mi persona y lo que represento políticamente ante las continuas imputaciones que están recibiendo los dirigentes de su partido, la más llamativa de las cuales en la Región es la del presidente, como forma de desviar la atención ante esta realidad».

ABC ha intentado sin éxito recabar la versión de los hechos de la concejal de Educación.