Política
El PSOE de Madrid. PS

Ninguno de los candidatos posibles a secretario general del PSOE de Madrid posee una mayoría clara para llevarse el triunfo: ni las apuestas más seguras -José Manuel Franco o Antonio Miguel Carmona-, ni aquellos que necesitarían el apoyo de cualquiera de los dos para poder ganar -Sara Hernández, Carmen López, Enrique del Olmo, Juan Lobato o Daniel Viondi-.

José Manuel Franco, apoyado por el aparato y por la dirección Federal, es el que más apoyos suscita (40%) pero insuficientes para que no haya una segunda vuelta. Has recibido las bendiciones de la dirección Federal para controlar una federación que siempre se reveló contra Ferraz.

En ese sentido, si ninguno de los posibles candidatos, tanto los que se han presentado como los que pueden presentarse, no alcanzan el 50% en primera vuelta, se producirá una segunda vuelta impredecible entre los dos que queden.

Antonio Miguel Carmona posee por su parte el 30% de las apuestas de los afiliados. Es el tapado más evidente, pero sus declaraciones a favor de una integración de todos los socialistas madrileños le han colocado en el fiel de la balanza y, en el caso de que no se presente y gane, determinará quién será el próximo secretario general del PSOE de Madrid. Los suyos le animan a presentarse.

Sara Hernández, la tercera en discordia, aspira a recibir los apoyos de Carmona o de Franco para poder seguir liderando la Secretaría General de los socialistas madrileños. Su candidatura por sí sola no supera el 15% de los votos.

En cuarto lugar se sitúa Juan Lobato, con escasos apoyos de alcaldes de pequeños municipios, aspira a pasar a la final si recibe el apoyo de Carmona, de Franco o de Sara Hernández. Fuentes próximas a Lobato explican que su entusiasmo a favor de Pedro Sánchez es el paso para integrarse fielmente en la candidatura o en el equipo de los sanchistas tal como él mismo reconoce.

En ese sentido, Enrique del Olmo, con un 5% de los votos, aspira definitivamente a hacerse notar en una federación que siempre le dio la espalda desde que entró a formar parte del PSOE proveniente del trotskismo.

Daniel Viondi, diputado regional que ambicionaba ser secretario general del PSOE de Madrid, le ha enviado un WhatsApp a todas sus personas cercanas diciéndoles que tira la toalla.

Carmen López, conocida sindicalista, ex miembro de la ejecutiva confederal de Cándido Méndez y actual diputada regional, mantiene su precandidatura, tal como comenta a los suyos, con el fin de colocar a una mujer al frente de la Federación madrileña.

Como podemos observar, nadie tiene mayoría y todos dependen de la decisión de aquellos dos candidatos que más fuerza poseen en una federación históricamente convulsa.