Política
Ada Colau.

Nadar y guardar la ropa, o algo por el estilo. La inefable Ada colau se las sabe todas, y ya urde una estratagema para quedar bien ante el personal: ceder locales para el referéndum ilegal del 1 de octubre solo si se garantiza la seguridad de sus funcionarios. Y no se refiere a los ataques terroristas, desde luego.

Según da cuenta 'El País', la alcaldesa de Barcelona, ha dicho estar "perfectamente dispuesta a que se pongan urnas sin poner en peligro a ningún funcionario municipal o a la institución", aunque ha supeditado esta decisión a la convocatoria formal del referéndum y a un requerimiento al ayuntamiento para la cesión de los espacios, según ha afirmado en una entrevista en la cadena SER. "Por mi responsabilidad tengo que ser prudente", ha dicho Colau.

La alcaldesa, una de las líderes del nuevo partido Catalunya en Comú, que hasta el próximo fin de semana no concretará su posición respecto a la consulta, ha arremetido contra el Gobierno de Mariano Rajoy por la posición que ha adoptado respecto a la carpeta catalana, dejándola en suspenso hasta el día 2 de octubre. "No puede ser que el Gobierno tenga una crisis de Estado y no haga ni una propuesta".