Política
El Parlamento de Cataluña, aprobó hoy una ley para amparar el referéndum secesionista previsto para el próximo 1 de octubre tv
Al término de la votación, los diputados de las fuerzas independentistas y los miembros del Govern se han levantado de sus escaños para cantar Els Segadors

Un golpe de Estado en toda regla. El Parlamento de Cataluña, con el apoyo de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP y en ausencia de los diputados de Ciudadanos, el PSC y el PPC, ha aprobado este miércoles 6 de septiembre de 2017 la ley del referéndum, para amparar la votación anunciada para el 1 de octubre, en uno de los debates más tensos y maratonianos de la historia del Parlament.

Tras una tramitación exprés ejecutada en un solo día, aunque entorpecida por un crispado pulso procedimental desde las nueve de la mañana entre las fuerzas independentistas y la oposición, que ha obligado a suspender el pleno media docena de veces para reunir a la Mesa del Parlament, el debate sobre la ley de referéndum ha culminado a las 21.30 horas con la votación final.

La ley ha obtenido 72 votos a favor de los grupos independentistas de JxSí y la CUP y del diputado no adscrito, Germà Gordó, ninguno en contra y 11 abstenciones de Catalunya Sí Que Es Pot, mientras que los diputados de Ciudadanos, el PSC y el PPC han abandonado el hemiciclo, como habían anunciado, antes de la votación.

Al término de la votación, los diputados de las fuerzas independentistas y los miembros del Govern se han levantado de sus escaños para cantar Els Segadors, acompañados por una nutrida representación soberanista en la tribuna de invitados, entre ellos el expresidente de la Generalitat Artur Mas y los presidentes de la ANC, Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

Antes de proceder a la votación, los diputados de Ciudadanos, el PSC y el PPC han abandonado el hemiciclo en señal de protesta y, además, los populares han dejado sobre sus escaños banderas catalanas y españolas.

Después, la diputada de Podem Àngels Martínez se ha levantado para ir a retirar las enseñas españolas, aunque ha sido reprendida por la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que ha instado a los ujieres de la cámara a reponer las banderas.