Política
Rajoy hablando con la afectada, junto a Albiol TW

De no haber sido por los ladridos del perro, que alertó a la familia, quién sabe qué hubiera pasado. Los independentistas de turno habían lanzado un objeto incendiario desde la calle a la enseña nacional que habían puesto en el balcón. El artefacto en llamas cayó en el recibidor del edificio, y los bomberos tuvieron que acudir a sofocar el fuego.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el candidato del PPC a la Generalitat, Xavier García Albiol, han mostrado este sábado 2 de diciembre de 2017 su "solidaridad" con los inquilinos de esta vivienda ubicada en Balsareny (Barcelona) que, según ha confirmado el PP, ha intentado ser quemada por colgar de su balcón una bandera española.

Así lo han asegurado fuentes del PP, que han calificado el suceso de esta madrugada de "atentado" y que han afirmado que el domicilio ha sido incendiado "tan sólo por el hecho de tener la enseña nacional colgada en su balcón".

Rajoy, en un acto celebrado en Mataró, ha señalado que enseñar una bandera, en este caso la española, es un "derecho constitucional", y por ello ha mostrado su "solidaridad" con la familia en cuestión. Posteriormente, desde su cuenta de Twitter, ha ofrecido a la familia la ayuda de la Delegación del Gobierno.

El presidente y el candidato del PPC a la Generalitat, Xavier García Albiol, han mostrado su "solidaridad" en conversación telefónica con una de las personas que vive en la casa, Cristina Arias, que le ha explicado que el más pequeño de sus tres hijos, de dos años, estaba durmiendo cuando se produjo el ataque.

Albiol también ha dirigido unas "palabras de recuerdo" hacia los vecinos de este domicilio, que "han cometido el delito de tener la bandera española colgada en el balcón", ha dicho, lo que habría provocado "que hayan intentado incendiar" la vivienda estando "ellos dentro".

Fuentes del PP han calificado el suceso de "atentado" y han afirmado que el domicilio ha sido incendiado "tan sólo por el hecho de tener la enseña nacional colgada en su balcón".

Las citadas fuentes del PP han afirmado que "en Catalunya, sobre todo en poblaciones pequeñas donde hay mayoría independentista, ser y sentirse español ya no sólo está mal visto, sino que también es peligroso".

El orgasmo de una independentista catalana al descolgar un policía local la bandera española