Política
España y Cataluña. PD

Las elecciones catalanas de 2015 registraron un récord de participación del 74,95% que todas las encuestas auguran que se superará el 21 de diciembre y que podría rondar el 80%.

Los expertos consideran que los partidos constitucionalistas, principalmente el PSC y Ciudadanos, serán los mayores beneficiarios de esa movilización de un electorado antindependentista que durante décadas ha considerado las autonómicas como unas elecciones que no le afectaban.

Explica Pere Ríos en 'El País' este 7 de diciembre de 2017, que el secesionismo está movilizado desde hace años en Cataluña y así se explica la participación de centenares de miles de personas en las distintas manifestaciones que se han convocado desde 2012 y, en paralelo, su presencia en las urnas.

Gabriel Colomé, director del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat ente 2005-2011, el CIS catalán, considera que el secesionismo podría haber tocado techo electoral hace dos años y que el previsible aumento de la participación de cuatro o cinco puntos no le beneficia en absoluto.

"Ahora no van juntos como pasó con Junts pel Sí, sino que son rivales y una parte de ese electorado les puede castigar o irse a la CUP".

En las elecciones de 2015 se produjo un aumento de casi el 7% de participación (del 67,76% al 74,95%) que situó a Ciudadanos como la segunda fuerza política, con un resultado récord de 25 diputados en detrimento del PSC, que tocó suelo con 16.

Ahora ese incremento de votantes podría beneficiar también al partido de Inés Arrimadas, dice Colomé, pero mucho más a los socialistas.

"El PSC ya no está desnortado y han conseguido transmitir un mensaje claro después de la crisis de hace tres años".

A eso, añade que ha de sumarse el hecho de que "el mensaje de Albert Rivera no beneficia a Arrimadas ni a Ciudadanos en Cataluña frente a la moderación del PSC".

Este incremento de escaños de Ciudadanos y el PSC por el aumento de la participación iría en detrimento del PP, al que las encuestas auguran un descalabro.